C Cultura

Chile impuso su condición de local. Ecuador ofreció gran resistencia.

La fiesta comenzó con todo, como no podía ser de otra manera.  El Estadio Nacional de Chile abarrotado se preparaba para el debut de la Roja, el fútbol de la región merecía este recibimiento.

 

Una hinchada eufórica, casi 80 mil almas, alentó a sus ídolos desde el primer minuto.  En el inicio Chile pareció arrollar, el  panorama parecía claro para los locales.  A pesar de dominar claramente en la primera fracción se fue con el marcador vacío a la espera del segundo tiempo.

 

Las cosas cambiaron en el complemento, tuve la sensación de que la Roja había perdido fuerzas lo que le permitió a los ecuatorianos con un contragolpe veloz apoyado en Montero y Valencia lograr equilibrar el juego. El partido estaba para los dos, reñido, con ganas, cada uno de los jugadores aportaba la cuota que exige la Copa América  con el destaque de dos grandes jugadores, Alexis Sánchez y Arturo Vidal.

 

Pero vendría la acto negativo al que se prestan los futbolistas sudamericanos, simular.

 

Minuto 64, Vidal se cuela por la derecha tratando de quitarse marcas ante la ordenada forma de defender que plantearon los ecuatorianos, pisa el área, siente la caricia de Miller Bolaño y como un actor isabelino se derrama sobre el césped a lo Otelo en el epílogo de la obra de Shakespeare.  Néstor Pitana el internacional argentino, que parecía estar  esperando el momento de darle una mano al local,  señala el punto penal.  El objetivo estaba logrado, ese gol tan necesario, el que daba la tranquilidad del triunfo en el debut, vendría justamente de  los pies del candidato al Oscar, creado por él y ejecutado a la perfección.  Parecía que la historia llegaba a su fin, pero no fue así,  los dirigidos por Gustavo Quinteros, tocados con el marcador en contra pusieron todo para lograr el empate.

 

Se lanzaron furiosos a desmontar la sólida defensa chilena, sin embargo un error de los ecuatoriano en el medio campo, cuando las cosas se le complicaban a los muchachos de Jorge Sampaoli, permitió a Alexis Sánchez, para mí el mejor de la cancha, habilitar en el contragolpe a Vargas que con un disparo cruzado al palo izquierdo de Domínguez liquida el partido.

 

La anécdota del encuentro tuvo como protagonista a Pitana, en una jugada similar a la de Vidal, Matías Fernández intenta vender el dos por uno y cae dentro del área, ve amarilla por simular, lo pagaría caro pues minutos después comete una falta y es expulsado. De todas formas ya nadie cambiaba el destino del primer partido de la Copa América.

 

Chile y Ecuador se perfilan como los serios candidatos a ocupar las dos posiciones de privilegio en esta llave.

 

.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]