C Cultura

Argentina Paraguay, un segundo tiempo de novela

Milagro paraguayo.

Cuando terminó el primer tiempo tuve la sensación de que el partido estaba liquidado, incluso me dije un gol más, iba 2 a 0 ganando Argentina y a otra cosa.  Fue un monólogo albiceleste con esa diferencia que cuenta el Barcelona y también la selección, Messi.  No hay mucho para decir, creo que todos vimos lo mismo.  Los guaraníes parecían avejentados y sin ganas, como resignados a rendirse frente a un rival notoriamente superior.

 

Pero la historia cambió.  Minuto 59, primera llegada clara de los paraguayos, Haedo Valdez se pierde el descuento remata libre en el centro del área y gran atajada de Romero.  Pasó solo un minuto y vuelve el jugador del Eintracht Frankfurt a quedar frente a frente con el portero argentino, esta vez no perdonó, 2 a 1.

 

Desde ese instante los dirigidos por Ramón Díaz pasaron a dominar.  Tuve la sensación que el medio campo argentino quedó sin piernas.  Mascherano que vuelve a su antigua posición (en el Barça es zaguero), Martino lo quiere ahí.  El rosarino rinde pero se cansa.  El resto de los medio campistas no son jugadores de sacrificio. Banegas y Pastore tienen fundamentos innegables pero a la hora de matarse parecen desaparecer.  Los paraguayos, al contrario, se agrandaron, dominaron el medio, Víctor Cáceres, acompañado de un Ortigoza que cuando se pone las pilas es un comandante y Bobadilla, le hacían la vida imposible a los defensores rivales.  Romero pasó a ser figura, era la señal de lo que se venía.  A los 78 minutos entró Lucas Barrios en sustitución de un agotado Santa Cruz.  A pesar de todo Argentina, en los pies de Messi y alguna combinación creaba peligro.  A esta altura los aficionados de La Serena presenciaban de pie un tremendo encuentro, como los que se merece la Copa América.

 

Minuto 89, Lucas Barrios logra el milagro, empata.  Nadie podía imaginar que pudiera pasar esto.  Pero creo hay un explicación, Messi es diferencia clara en  Europa, en el Barcelona, en Sud América no es lo mismo, allá lo respetan, acá no.  No es un irrespeto de patadas y codazos o insultos, es jugando con garra, con ganas y sin darse nunca por perdidos.  Eso es Paraguay, no sé si se clasifica, si sale campeón o lo que sea, lo que si sé es que en esta fría noche chilena volvieron a poner la firma de equipo al que le es difícil ganarle.

 

Jorge Rowinsky

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]