C Cultura

El papagayo González

Existe hoy en el fútbol uruguayo un mito cada vez más grande... y cada vez más falso: Álvaro González es un mal futbolista.

González debutó en la selección uruguaya en 2006, pero fue después del Mundial 2010 cuando empezó a tener una participación mucho más activa que generó el crecimiento de ese mito, creado y sostenido por miles de personas que del juego de fútbol evidentemente saben muy poco.

 

González solía ser suplente en sus inicios como juvenil en Defensor Sporting.  Había jugadores más talentosos y dotados técnicamente.  Pero a medida que avanzaron las categorías, González terminó como titular indiscutido por una fórmula tremendamente lógica pero difícil de entender para muchos: en el fútbol actual el físico es (casi) todo.

 

Aeróbica y atléticamente despegado del resto, ultra profesional, con facilidad para pegarle con las dos piernas y ocupar varios puestos, rápido, disciplinado y muy inteligente tácticamente, González es el sueño de todo entrenador, más el de uno como Oscar Washington Tabárez que basa el estilo de juego de su selección en una buena defensa, un par de delanteros estrella (antes Forlán-Suárez, luego Suárez-Cavani) y un mediocampo combativo, que no tiene ni un futbolista básicamente similar al prototipo Frank Lampard / Arturo Vidal / Steven Gerrard, pero sí varios futbolistas con un estado físico de elite que le permiten a Uruguay correrle a la par a Italia y Alemania y ejercer una presión de 90 minutos sobre tormentas ofensivas como Argentina.

 

En ese esquema de mediocampo es absurdo que González no sea al menos un convocado seguro en todas las citaciones.  Más aún cuando desde 2010 tuvo rodaje continuo en la Serie A, una de las ligas más competitivas del mundo.  Recién hace unos meses se produjo su salida a México, que a juzgar por su rendimiento en el arranque de la Eliminatoria no lo afectó.

 

¿Por qué tanta resistencia hacia él?  Por un lado porque quienes lo critican, insólitamente, creen desde un inicio que González es un futbolista de ese prototipo Lampard-Vidal-Gerrard, capaz de marcar, crear juego, llegar al gol con frecuencia y desequilibrar un partido por sí solo.  No sé de dónde sacaron esa idea.  Repito: de fútbol evidentemente saben muy poco.  González nunca fue ese jugador, sino un portento físico y táctico ideal para el esquema Tabárez.

 

Por otro lado, porque en Uruguay la dicotomía Nacional-Peñarol cubre cada detalle del fútbol, y González, muy querido por los hinchas de Nacional, tiene la negativa ciega de los hinchas de Peñarol.

 

"A veces puede ser que algún partido juegue mal, como todos.  Y después empiezan a repetir muchos como si fueran papagayos", dijo Tabárez días atrás sobre González, luego de que tras el 3-0 contra Colombia a quienes lo critican se les haya de pronto abierto el cielo y descubierto que González sí es un buen futbolista.

 

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]