Play with Best Blackjack

Diego Simeone y la Europa League, donde todo comenzó

La 'era dorada' del Atlético de Madrid con Diego Simeone en el banquillo sentó sus primeras bases con la conquista en 2012 de la Europa League, una competición que los 'colchoneros' pueden volver a ganar, el miércoles en Lyon ante el Marsella.

Simeone está suspendido para ese partido, debido a su expulsión en Londres en las semifinales, pero contará como sustituto con su máximo aliado, Germán 'Mono' Burgos, que actuará en esa ocasión como su perfecto 'alter ego'.

El 9 de mayo de 2012, el 'Cholo' desbordaba felicidad: el Atlético de Madrid, en el que había militado como futbolista y al que había llegado cuatro meses y medio antes como entrenador, acababa de derrotar 3-0 al Athletic de Bilbao de su compatriota Marcelo Bielsa en Bucarest, con un doblete de Radamel Falcao y un tanto del brasileño Diego Ribas.

"Es una situación muy fuerte por lo que quiero al club, por lo que me jugaba. La gente esperaba esto y eso me hace feliz, poder darles lo que querían", declaró entonces en la conferencia de prensa posterior al partido.

- Sustituto de Manzano -

El Atlético había oficializado la llegada de Simeone el 23 de diciembre de 2011, después del despido de Gregorio Manzano por los malos resultados y la eliminación en la Copa del Rey ante el Albacete, un equipo de la Segunda División B, la tercera categoría del fútbol español.

Simeone, que había estado como jugador en la mítica temporada del 'doblete' Liga-Copa del Rey en la 1995-1996, llevaba sólo seis años como entrenador y venía del Racing Club de su país.

La llegada del argentino y del "cholismo", su filosofía del 'partido a partido' y de impregnar de pasión el día a día del equipo, surtió efecto y el Atlético corrigió su temporada hasta ese título en la Europa League, una competición que él ya había ganado cuando jugaba en el Inter de Milán en 1998, cuando el torneo se llamaba Copa de la UEFA.

En Rumanía se abrió una etapa exitosa en la que después ganó la Supercopa de Europa (2012), la Copa del Rey (2013), la Liga española (2014) y la Supercopa de España (2014).

Pero ante todo, Simeone consiguió en este tiempo sacar al Atlético de una segunda fila en el plano europeo y convertirle en uno de los equipos a batir.

El club sólo había llegado una vez a la final de la Copa de Europa, el máximo torneo europeo, la que perdió en 1974 ante el Bayern de Múnich.

Con Simeone a los mandos, el Atlético alcanzó dos veces la final de la Liga de Campeones, en 2014 y 2016, y en ambos casos estuvo cerquísima de levantar la 'Orejona', pero su vecino Real Madrid, su adversario en las dos ocasiones, se la arrebató.

- Ahogándose en la orilla -

En 2014, la final de la Champions en Lisboa fue especialmente cruel para el Atlético, que se había adelantado en la primera parte con un gol del uruguayo Diego Godín y que mantuvo la ventaja hasta el descuento final: cuando veía ya la línea de meta, Sergio Ramos empató para el Real Madrid y forzó una prórroga donde los blancos aplastaron a un rival hundido anímicamente (4-1).

Simeone llegó a saltar al campo en esa prórroga, muy enfadado, encarándose con Raphael Varane, y fue expulsado.

"Hemos terminado con amargura, pero no con tristeza. Tristeza, no. Amargura sí porque no hemos ganado, pero no podemos estar tristes porque lo dimos todo", se resignó entonces.

Dos años más tarde tenía la oportunidad de cobrarse la revancha, pero el Real Madrid volvió a cruzarse en su camino.

Esta vez la derrota llegó en la lotería de la tanda de penales, donde un error de Juanfran Torres sentenció a su equipo.

Después de aquel partido, Simeone se mostró mucho más abatido que dos años antes e incluso dejó en el aire su continuidad en el puesto.

Finalmente el disgusto pasó y decidió continuar con el Atlético.

El miércoles, Simeone puede volver a regalar un título al Atlético de sus amores en la competición donde todo comenzó para él hace seis años.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]