La religión también juega en los campos de fútbol

Oraciones de agradecimiento después de los partidos, fotos de peregrinaciones a La Meca o Neymar con una cinta en la cabeza en la que se lee "100% Jesús" en pleno césped: algunos futbolistas son personas muy religiosas y consideran que su fe les ayuda en su labor diaria en los terrenos de juego.

"La proximidad entre religión y fútbol no es algo reciente", recuerda Nicolas Vilas, autor de "Dieu Football Club" (Dios Fútbol Club). En ese libro, el periodista francés hace un repaso a las relaciones existentes en el fútbol de su país, como el caso del Auxerre, donde el abad Ernest-Théodore Deschamps, uno de los creadores del club en 1905, da nombre al estadio actual.

Pero en los últimos años han surgido nuevas prácticas religiosas en el fútbol, como en el resto de la sociedad, con la expansión de los movimientos evangélicos o del islam.

En su libro, Nicolas Vilas recoge "de manera muy libre" un centenar de testimonios de futbolistas y entrenadores, de distintas convicciones religiosas. "Algunos te dicen que eso (la fe) les aporta una cierta estabilidad en relación a su vida privada, una forma de serenidad interior".

En el 'star-system' del fútbol, "se les impone de manera más o menos consciente las cosas que no tienen que hacer, que no caigan en los excesos, y puede que esto les ayude", estima el periodista en declaraciones a la AFP.

- El dinero y las mujeres -

En la revista francesa So Foot del mes de abril, Ludovic Obraniak, exjugador del Lille y del Burdeos, cuenta cómo la religión le permitió superar un pasado en el que estaba obsesionado con seducir a mujeres.

"Puede parecer anticuado, pero ha sido nuestra fe en Dios, escuchar, la confianza, compartir, la solidaridad, la aceptación de los defectos del otro, lo que ha constituido la clave de la construcción de nuestra familia", dice en alusión al hogar que forma actualmente con su esposa.

"En el mundo del fútbol hay muchas tentaciones, con el dinero, las mujeres... Hay que tener una estabilidad superior a la normal", contó a la AFP el internacional francés Djibril Sidibé, preguntado sobre su fe religiosa el año pasado.

Algunos jugadores tienen una visión de la religión como ayuda suplementaria para lograr victorias y confían abiertamente en una ayuda divina para sus éxitos deportivos.

"Vemos a menudo que se instrumentaliza la fe", confía a la AFP Joël Ghibault, capellán evangélico cercano a varios futbolistas, entre ellos Olivier Giroud. "Un futbolista lesionado me dijo una vez si podía terminar con sus lesiones bautizándose. Le respondí que eso no podía garantizárselo", sonrió.

Giroud, que no duda en citar a Dios después de sus partidos o en mostrar su fe en su brazo tatuado ("El Señor es mi pastor, nada me falta"), recibe a veces textos inspiradores de Joël Thibault, al que pide ayuda por teléfono el jugador del Chelsea.

"No hay contrato, no hay remuneración. Es algo desinteresado. No vivo a expensas de los jugadores", asegura Thibault, de 36 años.

¿Y cómo evitar que aparezca un 'gurú' malintencionado en la vida de los futbolistas? "Efectivamente, cualquiera puede decir que es pastor, pero hay buenos y malos. Conozco a Gilles Yapi Yapo (un futbolista marfileño que jugó en el Nantes y el Basilea), que fue estafado en el pasado por un morabito (figura religiosa musulmana)", cuenta Joël Thibault.

- Reglas no siempre respetadas -

Este religioso aboga por un sistema de modelo anglosajón, en el que los jugadores creyentes tengan la posibilidad, con toda transparencia, de acceder a través de los clubes a servicios de asistencia religiosa según sus decisiones personales.

"Eso se hace en algunos grandes clubes ingleses, pero también en los Juegos Olímpicos", subraya.

Pero una vez en el terreno de juego, "los jugadores y directivos no deben mostrar mensajes o lemas de naturaleza política, religiosa o personal, en la lengua que sea o de la manera que sea", dice el reglamento de la FIFA.

Eso no impidió al brasileño Neymar, próximo a la Iglesia Pentecostal de Sao Vicente, mostrar en varias ocasiones la cinta con el mensaje "100% Jesús" en su cabeza.

Lo hizo en agosto de 2016, después del título de la Seleçao en los Juegos Olímpicos de Rio. El Comité Olímpico Internacional (COI) dirigió entonces una carta de protesta a la delegación brasileña, sin plantearse sin embargo dictar una sanción por ello.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]