Bale espera una señal de Zidane en Kiev

Poco utilizado por Zinedine Zidane, el galés Gareth Bale se encuentra en una encrucijada a pocos días de la final de 'Champions', donde el papel que juegue en el enfrentamiento con el Liverpool podría marcar su futuro en el club blanco.

Las relaciones entre el jugador más caro de la historia en el momento de su traspaso al Real Madrid (100 millones de euros) y el entrenador francés han sido frías, especialmente desde un partido de Liga de Campeones contra el París SG en febrero.

Entonces, los madridistas todavía estaban en la carrera por la Liga y empezaba a esbozarse la gesta en Liga de Campeones, pero también era el momento de los desencuentros sucesivos entre el extremo galés y Zidane.

El punto de ruptura llegó en abril, en la vuelta de los cuartos de final contra la Juventus en la 'Champions'; Bale había marcado tres goles en sus últimos tres partidos -seis en cinco partidos si se cuentan sus encuentros con la selección-, y Zidane lo puso de titular en el Bernabéu.

Sin embargo, 'Zizou' lo sacó al descanso, cuando su equipo perdía 2-0, lo que supuso en el mejor de los casos una reprobación y, en el peor, una humillación pública.

- Enfriamiento -

"No estaba contento con el planteamiento, no fue por castigar a Gareth o a 'Case' -Casemiro-", pero "había que cambiar algo", explicó entonces Zidane.

El galés, por su parte, sí lo sintió como un castigo y su compromiso se enfrió en un periodo en que ambos hombres se hablaban poco, según dijeron fuentes anónimas a la AFP.

Tres días después de la clasificación del Real Madrid frente a la Juventus, Zidane dio descanso a varios jugadores ante el Málaga, entre ellos, Bale, pero mientras Marcelo y Cristiano Ronaldo estuvieron en el equipo el fin de semana siguiente, el número 11 del Real Madrid vio el partido contra el Athletic de Bilbao desde el banquillo.

Antes de las semifinales de la 'Champions', que empezó en el banquillo, el jugador, de 28 años, sólo había sido titular una vez en cinco partidos.

"Esto va a pasar siempre en un equipo como el nuestro", dijo Zidane, insistiendo en que "hay jugadores en forma en el equipo y que juegan bien".

Pero, tras ese enfriamiento en las relaciones, algo parece haber cambiado en las últimas semanas, en que Bale parece volver a gozar del favor de su entrenador.

Un bonito gol en el clásico contra el Barcelona y un doblete contra el Celta sirvieron para recuperar al Bale más competitivo.

- Todo o nada -

Volvió a marcar el sábado contra el Villarreal, logrando cinco tantos en sus últimos cuatro partidos, algo que parecía improbable hace sólo un mes.

Como resultado de todo ello, la final de la 'Champions' el sábado en Kiev se perfila como un partido trascendental para Bale. En estos momentos, sigue siendo probable que un jugador menos espectacular, pero más trabajador defensivamente (Lucas Vázquez, Isco...) sea elegido, pero su actual de estado de forma juega a su favor.

"Tengo la impresión de que llevo en forma un buen rato", dijo el martes, con humor británico, el jugador en una entrevista con Madrid TV.

"Está muy bien, ha marcado muchos goles, ha tenido mucha continuidad sobre todo entrenando, no tanto jugando, pero en los últimos tres partidos que ha jugado lo ha hecho muy bien, pero no sólo marcando ha hecho otras cosas buenas", reconoció Zidane el martes.

Unas fuentes afirmaron a la AFP que el galés querría seguir en Madrid, donde tanto él como su familia están a gusto, pero sin cerrar la puerta a una salida.

Todo parece apuntar a que la elección que haga Zidane para el partido más importante de la temporada para el Real Madrid tendrá un impacto decisivo sobre su futuro.

Relanzar a Bale en la final abriría la puerta a un nuevo comienzo al inicio de la próxima temporada, pero una enésima decepción, en cambio, podría suponer su salida del club.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]