Los sastres tunecinos elaboran artesanalmente los trajes de la selección para el Mundial

En la medina de Túnez los sastres elaboran de manera artesanal los trajes con los que los jugadores de su selección nacional ejercerán durante el Mundial de embajadores de un estilo tradicional en pleno cambio.

La idea se concretó después de una polémica sobre los trajes y corbatas usadas por los futbolistas en la primera foto oficial. Algunos comentaristas lamentaron que no resaltasen la identidad del país.

"Ya teníamos un proyecto y después de esta foto, redoblamos nuestros esfuerzos para lograr la aceptación de uno trajes más representativos de nuestro patrimonio", dice Wissem Ben Amor, creador y mecenas de la Cámara de Alta Costura de Túnez, que ha diseñado estos conjuntos.

Además del chechia, el gorro de lana peinada de estilo tunecino, el vestuario que estos días se elabora en el mercado de los sastres lo componen las versiones modernizadas del jebba, el vestido bordado suelto, y de la farmla, el chaleco a juego.

Estas prendas están confeccionadas con seda tejida a mano, en los pocos telares de madera que en las entrañas de la medina los tejedores golpean detrás de las puertas apuntaladas con clavos.

- El hábito tradicional reexaminado -

La jebba y la farmla tendrán colores simbólicos: azul horizonte para el cuadro médico, gris plateado para el personal administrativo y verde esmeralda para el presidente de la federación.

Al entrenador Nabil Maaloul se le asigna el color rojo burdeos, tono emblemático de los jefes en la época bélica, el periodo de los siglos XVIII y XIX que precedió a la colonización francesa.

En cuanto a los jugadores de las Águilas de Cartago, usarán una chaqueta de cuello mao y de corte más moderno, pero en seda verde marina bordada con motivos tradicionales como el triángulo bereber. Lo acompañarán con pantalones y camisas de lino, calcetines de hilo de seda y un par de balghas, zapatos de cuero; medio mocasín, medio pantuflas.

Los trajes, por un valor total de 70.000 dinares (23.000 euros), están financiados por el Ministerio de Turismo que intenta, después de una serie de ataques en 2015 que han asestado un golpe al sector, revivir esta industria clave.

La vestimenta tradicional, aunque está extendida para las grandes ocasiones en Túnez, no siempre tiene buena prensa, víctima colateral de la modernización forzada del país por regímenes que hicieron pasar por hortera todo aquello que pertenecía al pasado.

"Nuestro traje tradicional ha sido considerado arcaico durante mucho tiempo", dice Wissem Ben Amor. Especialmente hasta la revolución de 2011, "era imposible resaltar el patrimonio de la época bélica".

"En el Mundial, mostraremos que tenemos una imagen renovada con los jóvenes diseñadores, los jóvenes artesanos", afirma. "Es ahora o nunca", añade.

En general, la vestimenta tradicional ofrece en los últimos años un golpe de juventud en Túnez. La diversidad de atuendos tiene sus raíces en las civilizaciones que han tenido éxito en el país: cartagineses, romanos, bereberes, árabes, andaluces, otomanos...

Con una "moda más étnica" marcando la tendencia actual, los creadores tunecinos cotizan al alza.

- El prototipo se mantiene en secreto -

Pero para Wissem, defensor del legado textil tunecino, todavía es necesario convencer a los jóvenes de la selección, más cómodos con jeans que con jebba.

"Algunos jugadores no eran muy partidarios, tenían miedo de mostrar una imagen obsoleta, algunos me han dicho que, incluso en su boda, no se habían puesto la jebba", cuenta este creador de 40 años, gafas rojas y zapatillas de deporte a juego.

"Pero les expliqué que habíamos modernizado el atuendo, y los bocetos les convencieron", apunta.

Por el momento, los prototipos se han mantenido en secreto: solo los artesanos y creadores intercambian fotos.

"Nos mostraron el traje tradicional y nos gustó mucho, es hermoso", dice Hichem Ben Omrane, miembro de la junta directiva de la federación tunecina de fútbol. "Los jugadores están de acuerdo con la idea de que la cultura tunecina esté presente en el Mundial".

Los artesanos tienen hasta principios de junio para terminar de confeccionar estas preciadas prendas: el equipo tomará una segunda foto oficial antes de partir hacia Rusia.

Sobre el terreno de juego, lucirán una camiseta blanca y roja, los colores de la bandera nacional, que las Águilas de Cartago estrenarán el 18 de junio contra Inglaterra.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]