Australia pone en juego su corona en una Copa de Asia ampliada

Australia intentará revalidar su título en la Copa de Asia de fútbol, que comienza el sábado en Emiratos Árabes Unidos, en una edición en la que el número de participantes se amplía a 24, pero donde los favoritos parecen las potencias habituales.

Además de los australianos, que forman parte de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) desde 2006, parten en la teórica 'pole position' Japón -en busca de un quinto título continental-, Corea del Sur e Irán.

Después de la Eurocopa de 2016 y antes de que África lo haga en junio, Asia celebra su torneo continental con una ampliación en el número de equipos: de los 16 de la última edición se pasa a 24, en un momento en el que se especula con la posibilidad de que el Mundial de Catar de 2022 se amplíe de 32 a 48 selecciones.

Las cuatro ciudades anfitriones de esta Copa de Asia, entre ellas Abu Dabi, sede de la final el 1 de febrero, acogerán por primera vez a selecciones debutantes en el evento, como Yemen, Kirguistán o Filipinas, pero también a otras ausentes desde hace más de una década, como Vietnam, Tailandia o Líbano.

Ninguno de esos equipos figura entre los 80 mejores en el ránking de la FIFA, con lo cual parece improbable que puedan rivalizar de tú a tú con los favoritos.

Desde el Mundial de Rusia-2018, Australia ha perdido a dos pilares, el goleador Tim Cahill y el volante Mile Jedinak, decisivos hace cuatro años en la conquista del título en la Copa de Asia.

- La estrella es Son -

Como los australianos, los pesos pesados del continente aterrizan en Emiratos con planteles renovados y nuevos entrenadores.

En Japón, el país con más títulos en esta competición (4), Hajime Moriyasu, nombrado en agosto, se privó de Shinji Kagawa y Shinji Okazaki para dar paso a la nueva generación, encarnada por el mediocampista del Groningen holandés Ritsu Doan (20 años) y por el atacante del Salzburgo austríaco Takumi Minamino (23 años).

Sin Cahill ni Kagawa, la estrella de la Copa de Asia parece ser el surcoreano Son Heung-min, gran esperanza de Corea del Sur, que no levanta el trofeo desde 1960, cuando el torneo lo disputaban apenas cuatro equipos.

El jugador de 25 años, que logró 8 tantos en sus nueve últimos partidos con el Tottenham, no se unirá a su selección hasta el tercer partido de la fase de grupos, debido a un acuerdo con los 'Spurs'.

Irán persigue su primer título continental desde 1976 y para ello se apoya en el hecho de ser la selección asiática mejor clasificada en la clasificación de la FIFA (29ª).

Arabia Saudita, que logró su tercer y último título continental precisamente en la única edición disputada anteriormente en Emiratos Árabes Unidos (1996), tendrá gran figura al titular de su banquillo, el hispano-argentino Juan Antonio Pizzi, que ya hizo campeón de la Copa América a Chile en 2016.

Entre los 'outsiders', China espera plasmar en el césped las inversiones realizadas en los últimos años para desarrollar el fútbol de su país.

"Por primera vez, hemos tenido bastante tiempo para prepararnos mejor táctica y físicamente", subrayó su técnico italiano, Marcello Lippi.

Palestina, cuatro años después de su participación con tres derrotas en 2015, intentará conseguir sus primeros buenos resultados en el torneo, de la mano de un plantel con jugadores de orígenes diversos, cuatro de ellos nacidos en Chile.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799