AI dice que condiciones laborales de inmigrantes en Catar siguen "difíciles"

Catar corre peligro de no cumplir su promesa de mejorar las condiciones de trabajo de los cientos de miles de trabajadores inmigrantes antes del Mundial de fútbol de 2022, advirtió este martes la organización Amnistía Internacional (AI).

En este informe, la oenegé de defensa de los derechos humanos destaca que pese a las "reformas incipientes", las condiciones de vida y trabajo para "numerosos trabajadores inmigrantes en Catar siguen siendo difíciles".

"El tiempo apremia si las autoridades cataríes quieren transmitir una herencia de la que podamos felicitarnos, a saber un sistema (...) que ponga fin a los abusos y al sufrimiento infligidos cada día a tantos trabajadores inmigrantes", aseguró Stephen Cockburn, de Amnistía Internacional.

Pese a que el informe se concentra en la situación de dos millones de trabajadores inmigrantes presentes en este emirato, y no solo de los 30.000 que directamente trabajan en las obras de infraestructuras del Mundial-2022, Amnistía estima que la FIFA tiene una "responsabilidad" en lo que se refiere a la prevención de los abusos.

En tanto, un portavoz de la FIFA dijo a AFP que la entidad apoya las reformas de legislación laboral que el gobierno catarí aplicó en los últimos meses, y que se mantiene la cooperación para constatar nuevos avances.

"Compartimos el punto de vista de Amnistía sobre la necesidad de progresos suplementarios para tornar realidad los compromisos en favor de una reforma global del código de trabajo", dijo la fuente.

- Salario mínimo -

La oenegé llama a Catar a reforzar y hacer respetar las leyes sociales, a aumentar el sueldo mínimo con el fin de que los inmigrantes no se vean ahogados por las deudas, a acabar con la práctica de ciertos patronos de retener el pasaporte de sus asalariados.

Amnistía pide también poner fin al sistema de 'Kafala' o apadrinamiento, por el que los trabajadores extranjeros están a expensas de lo que decidan los patronos.

Pese a las promesas de Doha, esta práctica que reduce las opciones de un trabajador de cambiar de empleo o de abandonar el país sigue en práctica, según Amnistía.

La ONG exige además una mejor protección de los 175.000 empleados domésticos, que "siguen alejados de los focos y olvidados".

"Los fallos en las reformas actuales significan que numerosos trabajadores siguen inmersos en condiciones (de vida) difíciles, vulnerables a la explotación y a los abusos, mientras que aquellos que regresan a su casa lo hacen con las manos vacías, sin compensación ni justicia", según Cockburn.

Rico emirato gasista, Catar está obligado, bajo la presión internacional, a reformas como la instauración de un salario mínimo o la abolición parcial del visado de salida que obligaba a los inmigrantes a obtener la autorización de sus patronos para poder abandonar el país.

También aceptó en 2017 trabajar más estrechamente con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que ahora dispone de una oficina en Doha.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799