Los rebeldes del Unión Berlín desembarcan en la Bundesliga

"¡Mierda, subimos!". La pancarta exhibida en el estadio del Unión Berlín el lunes durante el partido que certificó el ascenso a la Bundesliga era sin duda irónico, pero resumía la identidad rebelde de este club de la antigua RDA.

Por primera vez en su historia, este club descubrirá el nivel más alto del fútbol alemán, con su pequeño estadio de 22.000 plazas, 3.500 de ellas con asiento, su modesto presupuesto de 80 millones de euros, y sobre todo sus aficionados atípicos y unidos por una idea, ser diferentes.

"Formo parte de los que no quieren que el club ascienda, porque estoy convencido de que el equipo sacrificará poco a poco sus valores", confesaba recientemente a la AFP André Rolle, antiguo speaker del estadio.

El lunes, tras la victoria en 'play-offs' contra Stuttgart (2-2, 0-0, Unión se clasificó por el valor doble de los goles en campo contrario en caso de empate), la fiesta duró hasta altas horas de la madrugada en el barrio berlinés de Köpenick, situado en la antigua Berlín-Este.

- "El Muro debe desaparecer" -

Fue en los tiempos difíciles del régimen comunista y del Muro cuando se forjó el carácter del Unión Berlín, pequeño club rival del monstruo Dynamo Berlín, el gran club presidido por el jefe de la Stasi, la temible policía secreta, Erich Mielke.

En los derbies, "cuando había un tiro libre, los jugadores del Dynamo formaban una barrera, un muro, delante de su portero, y los aficionados del Unión gritaban: 'El Muro debe desaparecer', y todos en el estadio sabíamos de qué muro se trataba", contaba recientemente Christophe Arend, de 53 años, fiel a los colores rojo y blanco desde su infancia.

"Todos los aficionados del Unión no están en la oposición (al régimen comunista), pero casi todos los opositores simpatizan con el Unión", según un dicho de la época.

En un guiño a la historia, el ascenso del Unión pone fin a diez años de ausencia de clubes de la antigua RDA en la Bundesliga. El último había sido el Energie Cottbus, descendido en 2009. El RB Leipzig es un club de una ciudad de la Alemania Orienal, pero fue fundado en 2009 por Red Bull.

Tras la reunificación, Unión cayó como todos los clubes de la antigua RDA en graves problemas financieros. El tejido económico demasiado débil en los territorios de Alemania Oriental no permitió tener formaciones de alto nivel. Pero el club berlinés pudo seguir siendo profesional.

- Dar su sangre por Unión -

Sus aficionados, como siempre, fueron diferentes al resto. En 2004, para ayudar a saldar sus deudas, fueron literalmente a donar su sangre, ofreciendo al club el dinero recibido a cambio.

Unos años más tarde, en 2008, se movilizaron de nuevo para ayudar a reconstruir el estadio.

"Unos 2.500 aficionados, trabajaron de forma gratuita alrededor de 140.000 horas entre todos" en la obra, cuenta Christian Arbeit, director de comunicación de Unión.

La solidaridad también se ve en las tribunas: en el Unión no se pita a los jugadores, se los anima hasta el final y no se deja el estadio hasta que el partido termina.

La próxima temporada, Berlín será la única ciudad alemana con dos clubes en la élite. El choque de culturas promete derbies calientes contra el Hertha, club de la parte Oeste, más aburguesado, que juega en el histórico y gigantesco estadio olímpico de 75.000 plazas.

Berlín, que ha tenido cinco clubes en Bundesliga desde la creación del campeonato en 1963, no ha vivido un derbi de primera división desde la temporada 1976-1977, entre el Hertha y el Tennis Borussia (ahora en quinta división).

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799