Sam Kerr batalla en todos los frentes con las 'Matildas'

Da un paso al frente para batallar por cada balón en el campo pero también fuera de los terrenos de juego, en las causas en las que cree. Sam Kerr es, a sus 25 años, la capitana de la selección de fútbol femenino de Australia y se está convirtiendo en una de las deportistas más influyentes de su país.

El reto del jueves se presenta difícil, ante Brasil en el segundo partido en el Mundial, después de caer 2-1 en el primero contra Italia. Pero ella ya ha demostrado que no se rinde ante nada.

El viernes, las futbolistas australianas obtuvieron un salario mínimo igual al de sus colegas masculinos. Un triunfo histórico en el que Sam Kerr tiene mucha responsabilidad por su compromiso en esa reivindicación.

"La diferencia salarial entre hombres y mujeres en el seno del fútbol tiene que reducirse. No reclamamos que nos paguen decenas de millones de dólares como a nuestros colegas masculinos, sino únicamente ser remuneradas correctamente y de manera equitativa teniendo en cuenta la cantidad de trabajo y de inversiones que hacemos en nuestro deporte", explicó Kerr en una entrevista el año pasado.

Ella misma sabe bien de lo que habla al referirse a las inversiones.

Sus datos son impresionantes: 23 tantos en sus 27 últimos partidos con la selección australiana, 39 en sus 48 últimos encuentros en la liga estadounidense, en la que juega con los Chicago Red Stars, y 39 en 36 partidos en la W-League australiana desde hace dos años.

A sus 25 años, tiene ya 10 años de carrera gracias a su precocidad y disputa su tercer Mundial. Mejor goleadora de todos los tiempos en Estados Unidos, ha estado ya en la 'short-list' de candidatas al Balón de Oro.

Pese a su juventud, su fama supera los límites de los estadios. Además de estar entre las principales figuras femeninas del videojuego FIFA2016, se convirtió este año en imagen de Nike, junto a Kylian Mbappé y Cristiano Ronaldo.

- El duelo del Footy -

Próximamente debería convertirse en la primera jugadora de fútbol de nacionalidad australiana en ganar más de un millón de dólares al año.

Kerr debutó profesionalmente en 2009 en el Perth Glory FC, cuando tenía apenas 15 años. ¡Y de qué manera! Al final de la temporada fue elegida la mejor jugadora de la W-League.

Dos años más tarde debutaba en un Mundial con la camiseta australiana.

La vida de esta joven podría haber tomado otro rumbo.

De padre indio y madre australiana, Kerr estaba destinada inicialmente a otro deporte, el Australian Rules o "Footy", una especie de derivado del fútbol que se juega con un balón oval en un terreno de cricket.

Cuando se veía ya siguiendo los pasos de su hermano, que ha hecho su carrera en la franquicia AFL (la federación de Footy) de los West Coast Eages, Kerr se vio obligada a pasar al balón esférico, ya que las chicas no tenían en aquella época grandes posibilidades de hacer carrera en el Australian Rules.

El cambio no le sentó bien al principio. "Tener que pasar del AFL al fútbol fue muy duro para mí", recordó recientemente en una entrevista con el Daily Telegraph.

Tras cuatro años pasados en el seno de los Perth Glory pasó al Sydney FC.

Antes de continuar su camino al otro lado del Pacífico: en 2013 fue al país número uno del fútbol femenino, Estados Unidos. Primero a los Western New York Flash y más tarde al Sky Blue FC de Nueva Jersey y ahora a Chicago.

Conocida en los terrenos de juego por su agilidad, su juego de cabeza y sus famosas celebraciones con un salto hacia atrás, Kerr está muy implicada en el impulso del deporte femenino.

"Creo que podemos tener un papel inspirador, aunque quede mucho trabajo por hacer. Pero es un reto apasionante", explicó recientemente.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799
Mail: [email protected]