Bolivia apela a su "garra" y se resiste a ser la "Cenicienta" de Sudamérica

Las apuestas están en su contra y además se estrena bailando con la dueña de casa. Sabedora de su inferioridad, Bolivia apela a su garra en la Copa América-2019 para sacudirse del apodo de la "Cenicienta" sudamericana que la acompaña sin tregua desde hace dos décadas.

Pero, para algunos, por más bondadoso que suene la aspiración de los hombres de Eduardo Villegas, en el fútbol a veces no basta solamente con el corazón. Y menos cuando el primer rival, aunque mermado por la ausencia de su principal figura, es el favorito y anfitrión Brasil.

"Sabemos que estamos un poquito por debajo del resto, pero sabemos que se puede nivelar, es cuestión de actitud, de garra".

Villegas lanzó el mantra de guerra con la esperanza de contagiar a sus dirigidos, que no conocen la victoria desde que el laureado técnico local asumió a los verdes en marzo. Derrota 2-0 ante la campeona mundial Francia, cayó 1-0 ante Japón y ante Corea del Sur y consiguió un 2-2 ante Nicaragua.

El palmarés negativo de Villegas se suma a una mala racha que para Bolivia se cuenta en años. Tras clasificarse al Mundial de Estados Unidos-1994 y ser finalista de la Copa América que alojó en 1997, los bolivianos entraron en un túnel al que aún no le hallan luz.

A la tarea de salir del abismo se han unido cuerpo técnico, dirigentes y jugadores, pese al desencanto de una afición que añora los tiempos de Marco 'El diablo' Etcheverry y compañía. Y al que se suman incluso las casas de apuestas: Bwin paga 25 a 1 la victoria boliviana el viernes en Sao Paulo.

- ¿Espejismo? -

"Brasil va a ser un rival duro, que estará con el apoyo de su gente y es un candidato a ganar la Copa, pero nosotros nos hemos preparado bien, hemos corregido errores, hemos jugado amistosos y confiamos que vamos a llegar de la mejor manera", dijo el portero Carlos Lampe.

El arquero de San José de Oruro fue la gran figura andina ante Francia, al evitar con sus reflejos una goleada en Nantes. Bajo su sombra y la del volante Alejandro Chumacero y el atacante Marcelo Moreno Martins se edifica la esperanza de Bolivia, que probará una nómina renovada en la que pululan jugadores de la liga local.

Para el analista deportivo y director del diario Marca de Colombia, Carlos Salas, los esfuerzos bolivianos seguramente serán en vano no solo ante Brasil, que aqueja la ausencia de Neymar por lesión, sino frente a sus otros rivales en el Grupo A, Perú y Venezuela.

Aunque goleados 3-0 ante Colombia en su último amistoso antes de viajar a Brasil, los incas llevan a cuestas un proceso con el argentino Ricardo Gareca que los devolvió a un Mundial, el de Rusia, tras 36 años de ausencia.

Mientras que la Vinotinto de Rafael Dudamel parece haber despegado definitivamente del sótano sudamericano bajo el vuelo de una camada jóvenes promesas y jugadores consolidados: Wuilker Faríñez, Salomón Rondón, Josef Martínez y Tomás Rincón.

"Es la más débil de las cuatro, la verdad no le doy ninguna oportunidad", dijo Salas a la AFP.

Para el analista, el plantel de Villegas va en la línea con las "Bolivias" de los últimos tiempos: pocas figuras, pocos procesos y poco roce internacional de sus futbolistas.

"Eso al final se nota en estos campeonatos", advierte. "Por eso pienso que va a seguir siendo la Cenicienta".

Cuando el árbitro Néstor Pitana marque el final del partido el viernes, en la inauguración de la Copa América, se sabrá a ciencia cierta si el zapato calzó o si Cenicienta volverá a sus oficios.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799