Para la UEFA, los 'Malos' de Varsovia son los mejores

Les encanta el rock alternativo, la cerveza y el fútbol para todo el mundo. El AKS Zly ('Malo' en polaco), un pequeño club de un barrio difícil de Varsovia, ha sido premiado por la UEFA por predicar una filosofía en las antípodas de la que rige el deporte rey.

Este pequeño club deportivo, arrinconado entre el Sagrado Corazón y un viejo edificio de ladrillo en ruinas de un barrio pobre de Varsovia, no tiene, a priri, buen aspecto. No obstante es bastante único en su especie.

Fundado hace cuatro años por un puñado de aficionados al fútbol, al rock alternativo y a la cerveza, el 'Malo' no debe serlo realmente, pese a que sería en vano buscarle en lo más alto de la clasificación de la liga de Polonia. Hay que buscar en las divisiones regionales.

Pero recientemente la UEFA eligió destacarlo, entregándole el premio de mejor club de fútbol de base, una distinción reservada a los clubes no profesionales por sus acciones para promover el fútbol, y sus repercusiones sociales.

Este club "tiene equipos masculinos y femeninos. Organiza clases de fútbol gratuitas para los refugiados y hace hincapié en la inclusión de jugadores discapacitados. Los miembros de la dirección del club son voluntarios y solo cobran los entrenadores", explica la institución europea.

Y todo ello en un país donde el fútbol es sinónimo de dinero, "la política y el machismo en las gradas", dice a la AFP Krzysztof Gorniak, uno de los 'Malos' desde el principio.

"Si eso es el buen fútbol, nosotros hemos preferido ser malos", explica Przemyslaw Fura, otro 'Malo' de raíz, mientras lleva a cabo en su celular un seguimiento directo del partido en Twitter.

- Un Zorro o Guillermo Tell polaco -

El Zly debe su nombre a una novela culta epónima polaca de Leopold Tyrmand, publicada en 1955, una crónica de la capital polaca al terminar la Segunda Guerra Mundial, presa de los delincuentes, combatidos por un 'Zly', un hombre misterioso, una versión local del Zorro o de Guillermo Tell.

"En nuestros primeros pasos, cada partido empezaba por la lectura de la novela. La hemos leído entera", sonríe Fura detrás de su frondosa barba.

El leitmotiv del club parafrasea un pasaje de 'Fausto' de Goethe: "Somos una parte de esta fuerza que quiere siempre el mal y sin embargo produce el bien".

Jugar con la palabra "malo" es su marca: "¡Somos nosotros, AKS el Malo! (...) ¡Somos malos aficionados y hacemos malas rimas! ¡Bienvenidos!", cantan los 'malos hooligans' a sus rivales, acogidos con entusiasmo en el 'estadio malo' del barrio Szmulowizna.

- Como el AFC Wimbledon o el FC United -

Al crear su club, en el bar local 'Offside', sus fundadores se inspiran en los británicos AFC Wimbledon y FC United of Manchester, fundados por aficionados que estaban en desacuerdo con los propietarios "riquísimos y caprichosos".

"Somos una asociación abierta y democrática, algo raro en Polonia, donde este tipo de organización desapareció con la guerra, el comunismo y luego las privatizaciones de después de 1989", explica Krzysztof Gorniak.

"El club no tiene un propietario mayoritario. Cada socio tiene una sola voz en la asamblea", cuenta a la AFP Karolina Szumska, ex manager de grupos de rock y presidenta formal del AKS Zly, "porque hace falta una o uno".

Para convertirse en un Zly, basta con abonar una cantidad de 20 zlotys (4,5 euros) al mes y respetar el código de conducta: "Igualdad, tolerancia, diversidad, fair play, nada de palabras malsonantes, nada de violencia".

- 'Contaminar' -

AKS Zly "es un proyecto social inclusivo", insiste ella. Algunos partidos van acompañados de "jornadas temáticas" culturales, dedicadas a los refugiados, a una nación particular como México, Georgia o Vietnam, o el fútbol para minusválidos, detalla esta elegante joven.

"Se nos pone la etiqueta de 'izquierdistas' aunque no hacemos política. Pero si damos trato de izquierdista a alguien solo por ser honrado, bien podemos serlo", ríe Fura.

"Estamos orgullosos", añade, "de tener una pareja de chicas en nuestro equipo y la capitana lleva un brazalete arcoíris", el símbolo de la comunidad LGTB, desacreditada regularmente por la Iglesia católica y los conservadores nacionalistas en el poder.

Los miembros del club no han escapado a las amenazas, insultos ni el lanzamiento de botes de yogur lanzados por los ultras de otros equipos, dicen testigos.

Pero "querríamos contaminar a los otros de este ambiente excepcional en el equipo y en el estadio", dice Eliza Gorska-Tran, la 'mala capitana' y extremo izquierda.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799