Higuaín y Morata, los malqueridos convertidos en imprescindibles

Uno fue acogido de manera bastante fría, al otro directamente le empujaron fuera, pero el martes Álvaro Morata y Gonzalo Higuaín deberían ser titulares en el partido de 'Champions' entre el Atlético de Madrid y la Juventus, dos equipos en los que ahora son piezas imprescindibles.

El resurgimiento más inesperado ha sido el de Higuaín, ya que hace exactamente un año el argentino portaba la camiseta del AC Milan, fallaba un penal y era expulsado frente a la Juventus, su club propietario.

Unos meses antes, Higuaín había sido empujado hacia una cesión para hacer sitio a su majestad Cristiano Ronaldo. Empezó entonces una temporada perdida, primero en Milán, donde jugó mal, y después en el Chelsea, donde no lo hizo mejor.

En estas condiciones, nadie esperaba mucho de su vuelta a Turín y su salida volvió a plantearse, con el AS Roma intentando atraerlo hasta el último minuto.

Pero el exjugador del Real Madrid no se rindió, seguro de sus cualidades y convencido de hacerse un sitio en el once de Maurizio Sarri. Y tuvo razón.

Aunque el regreso de Cristiano dejará una sola plaza que se disputarán el martes los argentinos Higuaín y Paulo Dybala, "Il Pipita" vuelve a ser a sus 31 años un eje central de la Juventus con sus cinco goles y seis asistencias, y sobre todo, siendo capaz de jugar tanto con el cinco veces Balón de Oro como con su joven compatriota.

- Sacrificio -

"Marca menos, pero combina, se sacrifica y es importante para nosotros, incluso cuando no marca", dijo recientemente Sarri quien, en el Nápoles, le había llevado a un récord absoluto de goles marcados en una sola temporada en la Serie A (36).

"Si Higuaín juega, no es porque sea uno de mis hombres de confianza, es algo ligado al entrenamiento, es una elección lógica", declaró también el técnico toscano a comienzo de temporada.

"Las relaciones de confianza no tienen nada que ver aquí. En el Chelsea, al final no le hacía jugar. Pero he vuelto a encontrar al Higuaín de hace dos o tres años", añadió.

El Atlético, por su parte, ha recuperado al Morata de hace cuatro o cinco años cuando, precisamente en la Juventus, parecía destinado a ser uno de los mejores delanteros del planeta.

Pero, al igual que Higuaín, el español fue de más a menos en el Real Madrid y en el Chelsea, tras salir de Turín.

A menudo dejado en el banquillo por Zidane en las grandes citas como la Liga de Campeones, Morata dejó el club en el que se formó "para sentirse más importante" en el Chelsea.

- Pequeño rojiblanco -

Pero, lesionado y después poco querido por los Blues (2017-2019), fue perdiendo confianza en Inglaterra.

"Estaba un poco contrariado por la opinión de los ingleses. Creo que no me sentía suficientemente querido, apoyado por el club y los aficionados", afirmaba el delantero a la web Goal en junio.

Cedido al Atlético desde enero, Morata, de 27 años, volvió a ser protagonista en el 'otro' club de la capital española.

Y eso que el atacante había sido acogido fríamente por algunos aficionados, que le reprochaban su pasado merengue. Morata respondió con fotos suyas de niño llevando la camiseta rojiblanca y recordando sus tres años de muy pequeño en el Atlético entre 2005 y 2007.

Pero, sobre todo, respondió sobre el terreno de juego. Tras un gris inicio de temporada, el delantero centro madrileño ya ha marcado ocho goles en catorce partidos, todo un renacimiento.

"Aquí, el equipo y los empleados del club han cambiado mi vida", afirmó seis meses después de su vuelta a España.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799