Libertad con responsabilidad, la receta para la diversión de Brasil

Tite ordenó libertad en ataque con responsabilidad defensiva y Brasil se paseó en su primer obstáculo hacia Catar. Pese a la fragilidad boliviana, los pentacampeones dejaron constancia a sus rivales sudamericanos de la voracidad y versatilidad de su juego ofensivo.

Roberto Firmino fue el único hombre 'estático' en el ataque brasileño en la lluviosa noche del viernes en Sao Paulo. El atacante del Liverpool se enclavó entre los centrales bolivianos y anotó doblete en el estreno 5-0 ante la Verde.

Tampoco es que tuviera necesidad de buscar balones en el área de la débil Bolivia de César Farías. La movilidad de sus compañeros, con constantes cambios posicionales y funcionales, sirvió para desorientar la defensa visitante y que la pelota llegara limpia a sus pies.

"Eso es espíritu de equipo, solidaridad, fútbol de conjunto. Todos tienen la responsabilidad de tomar la pelota y crear", dijo Tite al término del juego.

"Buscamos conocimiento, con estrategias, con armonía. Neymar más suelto, más central, con libertad de movimiento. Coutinho por dentro, con Firmino no tan atrás. No buscó tanto, aguardó más. Hizo dos y podría haber hecho dos más. Según la exigencia del juego, los jugadores pueden no cambiar su función, sino adaptarse", agregó.

Everton 'Cebolinha', cuarto hombre de ataque, aprovechó su velocidad por ambas bandas. Su explosividad, y algunos lujos de 'Ney', sacaron sonrisas a un pueblo que sueña con su sexto título mundial adobado en 'jogo bonito'. Sin los reflejos del portero Carlos Lampe, la paliza habría sido mayor.

- Cambio de esquema -

Tite puso en práctica una idea que rondaba su cabeza desde la caída 2-1 con Bélgica en los cuartos de final de Rusia-2018.

La 'Canarinha' disputó la Copa Mundo, y buena parte de los juegos que le siguieron, con un 4-3-3 en el que Coutinho hacía oficios de interior. Las funciones ofensivas como volante mixto chocaban con la responsabilidad de respaldar la zona que dejaba libre el lateral cuando subía.

"Si tuviera que mirar hacia atrás, posiblemente hubiera utilizado a Casemiro y Fernandinho juntos para ayudar defensivamente a Coutinho y Marcelo. El doble pivote para 'soltar' a los jugadores de arriba es una idea que vengo estudiando y puede que la utilice", dijo el DT al diario español AS en febrero.

Para el inicio del clasificatorio sudamericano, Tite dio un golpe de mesa. Cambió a un 4-2-3-1 con Casemiro y Douglas Luiz. El del Aston Villa protegió la espalda de Renan Lodi, quien prácticamente ofició de extremo en un debut oficial de ensueño.

Con el marcador de punta del Atlético de Madrid, Brasil contó con cinco hombres prácticamente fijos en el ataque. Casemiro y Danilo se sumaron con frecuencia, y Marquinhos, en una trepada aérea, abrió el marcador.

La avanzada fue exitosa por dos razones: el compromiso de los jugadores para atacar libremente a cambio de ejercer labores de recuperación en caso de necesidad y la incapacidad boliviana para atacar.

Los futbolistas dieron "señales de solidaridad. Por ejemplo, Neymar hizo un desarme en una zona defensiva", destacó el mandamás brasileño.

- Sociedad -

Tite se ha referido a sí mismo como un "ladrón de ideas" de otros entrenadores. De Thomas Tuchel, del PSG, se quedó con el permiso que le da a Neymar para actuar de extremo, diez, mediapunta o hasta nueve.

De Ronald Koeman, del Barcelona, copia la ubicación central de Coutinho, que le favorece ante una velocidad y físico más limitados que los de 'Ney', aunque sin privarle de desbordar. El holandés lidera una transformación táctica en los culés, curiosamente también de un 4-3-3 a un 4-2-3-1.

El entrenador brasileño supo juntarlos en el estadio Neo Química Arena, en lo que puede ser el engranaje de una sociedad valiosa.

"El entendimiento (de Neymar) con Philippe Coutinho fue claro una vez más. A veces uno retrocedía para abrir espacios, después lo hacía el otro", escribió el periodista especializado Raphael Zarko, en Globo Esporte.

Aunque Neymar no anotó, brindó dos asistencias, una de ellas para Coutinho. De un centro del ex Bayern Munich surgió el autogol andino que marcó el 4-0.

Los retoques de la 'Seleçao' se pondrán a prueba el martes, contra Perú en Lima, en el cierre de la primera doble jornada del clasificatorio sudamericano.

Los incas, un equipo de mayor envergadura, aún tienen sangre en los ojos tras perder contra los brasileños la final de la Copa América-2019.

Aquel fue el primer trofeo de selecciones de Tite, llamado por el histórico Francisco Maturana "la esperanza" del fútbol sudamericano. Por ahora, al menos, Brasil se divierte.

Contacto/Contact Us
GolTV, Inc.
Phone: +1 (305) 864 9799