"Maradona no tuvo suerte en el Barcelona", dice su exagente Minguella

Llegó aclamado, pero Diego Maradona "no tuvo suerte" en el Barcelona, afirma a la AFP su exagente español José María Minguella, artífice también de la llegada al Barça de Leo Messi.

"Son dos jugadores muy parecidos, son dos números 10, que es una posición muy valorada históricamente en Argentina, allí estaban (Enrique Ricardo) Bochini, (Norberto) 'Beto' Alonso, luego salió Diego", explica Minguella.

"Es el creador del juego, el que recoge el balón y de alguna forma arma el juego", añadió Minguella, que descubrió a Maradona en el Argentinos Juniors en 1976, en una visita para ver a otro jugador, y lo traería seis años más tarde a Barcelona.

El fichaje costó unos exorbitantes para la época 1.200 millones de pesetas (unos 7,2 millones de euros/8,6 millones de dólares actuales), pero el 'Pelusa' no pudo brillar en el conjunto azulgrana como décadas más tarde lo haría la 'Pulga'.

"Diego no tuvo suerte, estuvo solo dos años, una lesión fuerte y una enfermedad le privaron de que fuera una explosión, la explosión llegó en Nápoles", recuerda este agente de jugadores a la AFP, que muestra una foto suya con el fallecido astro argentino.

Maradona militó en el Barcelona entre 1982 y 1984, pero su primera temporada se vio truncada por una hepatitis y en la segunda una dura entrada del defensa del Athletic de Bilbao Andoni Goikoetxea le rompió el tobillo izquierdo.

Se temió por su carrera deportiva, pero logró volver a los tres meses y al término de esa temporada daría el salto al Nápoles.

- Distintas épocas -

Un recorrido azulgrana muy distinto al de Messi, como destaca Minguella a la AFP.

"Leo ha sido un referente, es un referente del juego del Barça, donde ha marcado una época, donde ha ganado títulos, ha batido récords de todo tipo", explica el artífice del fichaje de dos de los mejores futbolistas de la historia.

"En este aspecto podríamos decir que Leo ha sido el que más ha triunfado en cuanto a títulos, pero en cuanto a jugador yo no noto grandes diferencias entre uno y otro", asegura.

"Son zurdos, tienen una altura parecida y lo único que ocurre es que han jugado en diferentes épocas, en la época de Maradona, los arbitrajes eran mucho más permisivos, todos los equipos tenían a sus guerreros, en el medio campo y defensa, que de alguna forma privaban de hacer florituras a los contrarios", recuerda Minguella.

"Luego hay una serie de condiciones de balón, de calidad de las botas, de los terrenos de juego, que ahora son auténticas mesa de billar y antes se jugaba con agua, con fango...", describe.

- 'La fuerza de los cracks' -

"Todo esto hace que sea muy difícil hacer una similitud, pero yo diría que son jugadores obsesivos con su juego, con jugar al fútbol, obsesivos en la construcción, obsesivos en llegar lo antes posible al área contraria y obsesivos en hacer goles", explica a la AFP.

"Son dos jugadores no demasiado expresivos, más bien encerrados. Cuando ibas de viaje con el equipo, los jugadores salían a pasear la mañana del partido, Diego se quedaba en la habitación, aparecía en muy pocos sitios", recuerda.

"En este sentido, tiene cierta referencia con Leo en que son gente retraída", añadió Miguella.

Para este agente de jugadores, que también participó en la llegada de nombres como Romario o Hristo Stoichkov al Barça, el éxito de Leo es similar a lo que Maradona hizo en Italia, encumbrando al Nápoles.

"Leo ha tenido mucho más efecto (en el Barça) porque lleva muchos mas años, el efecto ha sido directo, muy potente, Diego en Barcelona no tuvo esta posibilidad, porque se fue", apunta.

"Otra cosa es Nápoles, que pasó de ser desconocido a estar en primer nivel europeo. Esta es la fuerza de los cracks", concluyó Minguella.