El volante Gerson acusa al colombiano Ramírez de racismo en juego del Brasileirao

El volante brasileño Gerson acusó al mediocampista colombiano Juan Pablo Ramírez de racismo durante el encuentro que Flamengo y Bahia disputaron este domingo en el Brasileirao-2020, un señalamiento que provocó una ola de rechazo contra la presunta ofensa racial.

El jugador del 'Fla' afirmó que el cafetero le dijo "calla la boca, negro" luego de que intercediera en una discusión entre Ramírez y su compañero de equipo Bruno Henrique en el minuto 52 del juego que Flamengo ganó 4-3 en el Maracaná por la 26ª jornada del campeonato de fútbol de Brasil.

"Fui a hablar con él y él me habló así: 'Calla la boca, negro'. Yo nunca hablé nada de eso (del racismo en el fútbol) porque nunca lo sufrí, pero esto no lo acepto", aseguró Gerson al final del partido.

Gerson, de 23 años, reprochó a Ramírez apenas sufrió la supuesta agresión y posteriormente al entrenador del Bahia, el exseleccionador brasileño Mano Menezes, con quien discutió, según se pudo observar en las imágenes de la transmisión de televisión.

La transmisión cerrada además captó un intercambio en el que se escucha a Gerson quejarse por la presunta ofensa racista, a lo que Menezes le responde: "ahora usted se convirtió en malandro".

"Mano tiene que respetar. Estoy viniendo a hablar aquí por mí y por todos los negros de Brasil", aseguró el volante.

- Investigación -

Bahia aseguró en un mensaje en Twitter que "en breve", tras finalizar una investigación sobre el caso, tomará posición sobre "la grave acusación de racismo que involucra al colombiano 'Indio' Ramírez", de 23 años y quien por ahora no se ha pronunciado.

Sin ahondar en detalles, en la publicación también informó sobre la salida de Menezes de la dirección técnica del club, en medio de una seguidilla de malos resultados que lo tienen amenazado con el descenso.

Antes de que se anunciara que dejaba el banquillo de Bahia, que empezó a dirigir en septiembre pasado, el extécnico de la 'Seleçao' aseguró que en caso de que se comprobara alguna injuria racial "nadie" de su comisión técnica ni del club iba a respaldar a Ramírez.

"No va a haber defensa de una cosa errada, si es que sucedió", afirmó en la comparecencia de prensa posterior al juego, en la que aseguró que Gerson estaba "bastante alterado" y que en medio de los rifirrafes sus ahora exdirigidos nunca defendieron una "actitud errada".

El Fla, vigente campeón del Brasileirao, respaldó a su jugador y exigió una "profunda investigación".

El entrenador del popular club carioca, el mítico exgolero Rogerio Ceni, aseguró por su parte que "escuchó parte de lo que Ramírez habló". "Es lamentable lo que sucedió (...) Atacar a un ser humano, como narró Gerson, es de un nivel muy bajo", aseguró en rueda de prensa.

La Confederación Brasileña de Fútbol solicitó a la procuraduría del Tribunal Superior de Justicia Deportiva, que castiga conductas contrarias a la ética o disciplina deportivas, la "apertura inmediata" de una indagación contra la "denuncia de racismo".

La gran mayoría de clubes brasileños se solidarizaron con Gerson y condenaron la discriminación racial.

"Cualquier conducta racista dentro del fútbol debe ser expuesta y combatida. Ninguna voz debe ser callada", escribió Sao Paulo, líder del Brasileirao, en Twitter.

Los actos de racismo en Brasil, el último país de las Américas en abolir la esclavitud, en 1888, son pasibles de uno a tres años de prisión o de multas.