El fútbol chino, un 'El Dorado' en vías de desaparición

La "durabilidad" más que los "gastos" suntuosos: la era de los traspasos sorprendentes y de los salarios lucrativos en la élite del fútbol chino podría llegar a su fin, precipitado por un más estricto control financiero de la federación del país (CFA).

"Los gastos de los clubes de la Chinese Super League (CSL) son casi diez veces mayores que los de la K-League surcoreana, y tres veces más que los de la J-League japonesa", calculó Chen Xuyuan, presidente de la CFA.

Estos últimos años, la llegada al Shanghai SIPG del internacional brasileño Oscar por 60 millones de euros (73,6 millones de dólares), un récord en la liga china o del exdelantero del Oporto Hulk, fichado por el mismo club por 55,8 millones de euros (68,5 millones de dólares), hicieron de China un 'El Dorado' para algunos futbolistas.

El monto de los salarios pagados a las estrellas de la CSL agrava la ecuación financiera de los clubes: Oscar percibiría más de 20 millones de euros (24,5 millones de dólares) anuales, y los medios de comunicación belgas hablaban de 14,5 millones de euros (17,8 millones de dólares) anuales para Marouane Fellaini, fichado a principios de 2019 por el Shandong Luneng.

Pero "las burbujas (financieras) afectan no solo al presente, sino también al futuro del fútbol chino", advierte Xuyuan, elegido presidente de la federación en agosto de 2019. Además, "nuestro equipo nacional está rezagado en el ránking de la FIFA (Puesto 75º)".

- "Mejor gobernanza" -

Frente a este hecho, la federación ha dado un golpe de tuerca financiero. Desde el 1 de enero, los jugadores extranjeros no pueden ganar más de tres millones de euros (3,6 millones de dólares) por año. La remuneración de los jugadores chinos no puede superar los 630.000 euros (773.000 dólares) anuales.

Según la agencia de prensa oficial Xinhua, los clubes de la CSL deberán renegociar de nuevo contratos con todos los jugadores, y podrán proponer enmiendas a los que superen el límite en el salario anual.

"El criterio de referencia no debe ser los gastos sino la durabilidad", resumió para la AFP Liu Yi, el secretario general de la CFA.

"Ahora buscaremos una mejor gobernanza, un modelo económico más durable y un mejor sistema de formación para que los jóvenes jugadores se desarrollen y hagan a nuestra selección más competitiva", detalló el responsable.

A imagen de Fellaini o del excentrocampista del Barcelona Paulinho, "algunos grandes nombres juegan todavía en China. ¿Pero ello ha contribuido a la progresión de los jugadores locales?", se interroga Yi.

El límite en los salarios solo ha acentuado una tendencia hacia una disciplina presupuestaria.

En 2017, unos meses después de la llegada de Oscar a Shanghái, la CFA había ya impuesto una tasa del 100% a los jugadores extranjeros fichados por clubes chinos. El dinero cosechado se invirtió en la formación de jóvenes jugadores.

La marcha estos últimos meses de Hulk, que terminó contrato, o del italiano Graziano Pellè, fueron ejemplos del fin de una era.

- Más ahorro -

Sobre todo, desde 2018 y la marcha precipitada del Shanghai Shenhua de Carlos Tevez, tras haberse convertido en el futbolista mejor pagado del mundo, con un salario de 38 millones de euros (46,6 millones de dólares) anuales, el modelo ha mostrado sus límites.

Obligados también por la pandemia del covid-19, los clubes chinos no se plantean más gastar fortunas para la próxima temporada, que debe comenzar en la primavera boreal.

En su mira se encuentran más jugadores libres, disponibles para una cesión o valorizados en menos de 45 millones de yuans (5,6 millones de euros, 6,8 millones de dólares), el límite a partir del cual se aplica la tasa del 100%.

En el diario Oriental Sports Daily, el periodista Ge Aiping sitúa el mejor momento del campeonato chino en 2015 y 2016.

"La cadena británica Sky Sports difundía el campeonato, su valor de mercado alcanzaba niveles récord", recuerda.

Pero "una CSL frugal puede reforzar un mejor desarrollo" del fútbol chino.

Y para los nostálgicos del esplendor pasado, Liu Yi recuerda que el campeonato reúne todavía a entrenadores prestigiosos, como Rafael Benítez en Dalian o Fabio Cannavaro en Guangzhou.