Perla del Palmeiras, Gabriel Menino busca culminar la temporada en el Maracaná

En una temporada logró tres proezas, que el sábado pueden ser cuatro: Tite lo llamó a la 'Seleçao', alzó su primer trofeo y se tornó titular indiscutido del Palmeiras. Ahora Gabriel Menino está "ansioso" de ganar la Libertadores el sábado frente a Santos, la cereza del pastel para una perla de la filial del Verdao.

"Me estoy sintiendo muy ansioso, muy efusivo, parece que el tiempo no pasa para jugar ese gran partido, que, creo, no tiene favoritos. Pienso que son dos excelentes equipos, que merecen [estar en la final]. Vamos a luchar mucho para conseguir ese título", dijo el polifuncional jugador de 20 años a la AFP.

Menino se consolidó como futbolista profesional en su primera temporada con el once paulista, tras destacarse en las divisiones menores. El 2020, que para millones fue una pesadilla, para él fue el premio al trabajo duro y al talento innato.

Debutó hace un año en la Florida Cup, un torneo amistoso ganado por Palmeiras en Estados Unidos, luego de haber participado en 2019 con un insípido Brasil en el Sudamericano Sub-20 de Chile, en el que la 'Canarinha' se quedó por fuera del Mundial de Polonia.

En suelo estadounidense aró el terreno para sembrar las semillas que cosechó a lo largo de una temporada atropellada por la pandemia del coronavirus: ganó el Campeonato Paulista. La final de la Libertadores puede ser la recompensa mayor.

"Cuando estás en las divisiones menores sueñas con estar, jugar, participar en el equipo profesional. El Palmeiras es el equipo más grande del mundo, fue difícil [llegar al primer equipo] porque tiene (...) grandes jugadores que hicieron historia en el fútbol brasileño y en el mundo", explica.

"Tengo que agradecer mucho a Dios por haberme dado la oportunidad de estar aquí, de mostrar mi trabajo, de estar aquí como titular y viviendo todo lo que viví. Estar luchando por tres campeonatos ni pasaba por mi cabeza", asegura.

- Polifuncional -

El exseleccionador brasileño Vanderlei Luxemburgo, dimitido en octubre por malos resultados con el Verdao, lo usó de mediocampista de primera línea o de armador. Su reemplazo, el portugués Abel Ferreira, hizo lo mismo y en ocasiones le añadió la función de carrilero.

Y Tite, el entrenador de Brasil, sorprendió cuando lo convocó como lateral, la posición que ocupó en las categorías menores, en reemplazo del experimentado Dani Alves, para el inicio del premundial sudamericano en octubre, en las victorias contra Bolivia y Perú.

Tenía 19 años cuando recibió el primer llamado, que se repitió para la segunda doble fecha del clasificatorio, cuando la verdeamarela venció a Venezuela y Uruguay. Pero el covid-19 lo apartó de la delegación y aún tiene pendiente debutar con la selección absoluta.

"Agradezco a Dios, a Palmeiras por haberme dado esa oportunidad, porque yo lucho cada día para realizar mis sueños", apunta.

Menino es el juvenil más destacado de un Palmeiras que ha logrado compenetrar la experiencia de referentes como el portero Weverton, el zaguero paraguayo Gustavo Gómez o el artillero Luiz Adriano con el talento de promesas como Patrick de Paula, Danilo o Gabriel Veron.

La sinergia de jóvenes, veteranos y el arribo de Ferreira consolidaron a un equipo que pelea en tres frentes: las finales de la Libertadores ante Santos, la Copa de Brasil contra Gremio, y el Brasileirao, aunque con menos chances.

En el torneo americano, que el Palmeiras ganó en 1999, llegaron a la final como el elenco con mejores resultados, pese al repaso futbolístico que les dio River Plate en semifinales, que sobrepasaron por diferencia de gol.

"Es un juego que tenemos que olvidar", advierte Menino.

Sus buenas actuaciones lo han puesto en el radar de equipos europeos, según la prensa brasileña. Pero el chico de la camiseta 25 mantiene el aplome, el mismo con el que conquistó el mediocampo verde.

"Primero tengo que escribir una historia linda aquí en el club, dejar mi marca aquí, mis títulos", cierra. "En el momento adecuado voy a estar en un grande de Europa. Un paso a la vez".