La incertidumbre sigue muy presente a cien días de la Eurocopa

¿Será con un formato revisado o se respetará el plan de un torneo en doce países diferentes? ¿Habrá público en la grada o los estadios estarán vacíos? A 100 días del inicio de la Eurocopa de fútbol, el 11 de junio, la incertidumbre planea sobre esta competición.

El covid-19 ya obligó a retrasar el evento un año, de 2020 a 2021, y amenaza con condicionar cómo se disputa finalmente.

La UEFA planeó este torneo con doce sedes, de Dublín a Bakú pasando por Copenhague, Bilbao o San Petersburgo. Antes de unas semifinales y una final en Londres.

"El formato se anunciaba ya complejo. Se ha convertido en casi insostenible con la pandemia", estima a la AFP Loïc Ravenel, colaborador científico del Observatorio del Fútbol CIES de Neuchâtel (Suiza).

El aplazamiento del torneo a 2021, decidido en marzo del pasado año, hacía pensar en que en ese tiempo la pandemia podría estar solucionada o muy encauzada.

El optimismo fue mayor cuando las competiciones deportivas fueron reanudándose a lo largo de 2020 y con la llegada progresiva de las vacunas. Pero desde enero, la multiplicación de las variantes del covid-19 siembra muchísimas dudas y las restricciones de viajes en Europa perturban de nuevo los calendarios deportivos.

Oficialmente, la UEFA mantiene que no hay razón para el pánico y la instancia mantiene el plan inicial. Únicamente ha retrasado de marzo a principios de abril el momento de definir, "ciudad a ciudad", su protocolo sanitario.

- ¿Todos a Londres? -

Además de las 'burbujas' para los equipos y la prensa se contemplan cuatro escenarios: "100% de espectadores en el estadio, de 50 al 100%, del 20 al 30% o a puerta cerrada".

Salvo que la UEFA no controla ni la evolución sanitaria, ni las políticas de los doce países anfitriones, que pueden prohibir en cualquier momento la entrada en su territorio o imponer medidas de cuarentena incompatibles con el normal desarrollo de la Eurocopa.

El dirigente bávaro Markus Söder, cuya capital Múnich debe ser una de las sedes de la competición, pidió el 20 de enero "esperar para ver" cómo se podría celebrar el torneo.

"Creo, a título personal, que la versión inicial, con una competición diseminada a través de Europa, tiene pocas opciones de celebrarse así, teniendo en cuenta las restricciones de viajes", pronosticó en enero Dominique Blanc, que preside la Federación Suiza de Fútbol.

Para él, "la primera variante sería disputar la Eurocopa en un único país, en Rusia o en Alemania, por ejemplo", o incluso centrarse "en una única gran ciudad que cuente con suficientes estadios para acoger los seis grupos", como podría ser el caso de Londres.

Aunque Reino Unido es el país europeo con más víctimas por el covid-19, es también el que más ha avanzado con la vacunación y la hipótesis británica cobra peso en los últimos días.

Este martes, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo en una entrevista a The Sun que Inglaterra está dispuesta a acoger "otros partidos" además de los siete previstos por ahora en Londres.

Budapest y Bucarest fueron recientemente un recurso de emergencia para deslocalizar partidos de la Liga de Campeones que no se habían podido jugar en Alemania y España, mientras que Israel ofreció a mediados de enero acoger "algunos partidos de la Eurocopa".

- Hinchas en el limbo -

"Para algunos países esto es una oportunidad para presumir de su gestión sanitaria, no una auténtica solución", relativiza Loïc Ravenel.

"Logísticamente, agruparse en un único lugar parece inevitable, pero eso generaría dificultades jurídicas y económicas. Así que la UEFA asume el riesgo de mantener su proyecto hasta el final", dice.

El especialista en salud pública Daniel Koch, que fue responsable sobre covid-19 en Suiza y que asesora sanitariamente a la Eurocopa, aseguró a la AFP que el formato paneuropeo es "una oportunidad": "Si no se puede hacer nada en un país, quedan otros once en los que los preparativos están ya en curso".

Pero en este contexto, "un cierto número" de aficionados que "no se había perdido una competición desde hace veinte años" ha anulado sus entradas, explica por su parte Ronan Evain, director general de la red Football Supporters Europe (FSE).