El Barça, entre la desesperanza y el deseo de creer en la remontada

"Es prácticamente imposible": al contrario que en 2017, los aficionados del Barça se mueven entre la desesperanza y el deseo de creer en otra remontada 'milagro' el miércoles frente al PSG tras perder 4-1 en la ida de octavos de la Champions.

"Vamos a París a ver si remontamos", lanzó un eufórico Joan Laporta, el domingo, nada más ganar las elecciones a la presidencia del Barcelona.

Pero, esta animosa declaración, en el marco de su victoria electoral, no esconde la dificultad de la tarea: el Barça de 2021 no es el del tridente "MSN" (Messi-Suárez-Neymar) que ganó la Champions en 2015 y tumbó a la defensa parisina en 2017 (6-1), remontando la dura derrota de la ida (0-4).

"Hemos de ser realistas. Ahora mismo el socio del Barça da por perdida la eliminatoria (de octavos)", dice a AFP Joan Bertrán, socio del club catalán y presidente de la Penya Anguera, uno de los numerosos grupos de aficionados barcelonistas.

Sus palabras resumen el estado de ánimo en la que este Barça afronta la vuelta de octavos de Champions el miércoles: si había una pequeña esperanza antes de la famosa remontada del 8 de marzo de 2017, esta vez, esta es casi inexistente.

- 'Los milagros van escasos' -

"Las remontadas épicas se hacen con público", apunta Joan Bertrán, cuando la mayor parte de los partidos europeos siguen condenados al silencio de los cierres sanitarios.

En 2017, "jugábamos en casa, con público y el Camp Nou asusta, el PSG salió muy miedoso, eso acompañó", recuerda.

Y el discurso del técnico barcelonista de la época, Luis Enrique Martínez, había alimentado las esperanzas de una hazaña, recuerda Alfredo Martínez, que sigue al Barça desde hace 30 años para la radio Onda Cero.

"Antes del partido, Luis Enrique nos dijo 'habrá un momento en la eliminatoria en la que nos meteremos', pero no daba la sensación de que lo dijera 100% convencido y cuando mete el 3-0 me acordé de esas palabras", recuerda para AFP.

"Los milagros van escasos y remontar un 1-4 será muy difícil", afirma, por su parte, Josep Pomer, un socio de 80 años, que ha asistido a 20 finales de su club.

"He visto resultados de todo tipo, por lo tanto, podría ser, alguna remontada épica hemos tenido, tengamos esperanzas", añadió.

La pequeña remontada frente al Sevilla en miércoles (0-2, 3-0 en la prórroga) en semifinales de la Copa del Rey dio cierto ánimo, pero el técnico Ronald Koeman mantuvo los pies en la tierra.

"2-0 es más fácil, aunque tampoco sea fácil de remontar, 1-4 es otra cosa. Empezaremos el partido para ganar y durante el partido veremos si hay oportunidades de pasar", dijo el entrenador holandés.

- 'Nada es imposible' -

No hay que olvidar que el Barça también ha sufrido duros reveses europeos estos últimos años: 3-0 contra el AS Roma, 4-0 en Liverpool y sobre todo, la desilusión del 8-2 frente al Bayern Múnich en cuartos de final de la pasada edición de la Champions en Lisboa.

"Este Barça yo diría que está construcción. Ahora parece que estamos en un buen momento, pero no para ganar 0-4 en París", considera Bertrán.

"El Barça puede ganar en París 0-2, 1-3, si me apuras... Pero marcar cuatro goles sin que el PSG meta ninguno... Es prácticamente imposible", insiste.

No obstante, hay brotes verdes como la bonita victoria en Liga contra el Sevilla (2-0), o contra el Osasuna el sábado (2-0), el juego con tres defensas, la eclosión de jóvenes talentos como Ilaix Moriba, Pedri o Riqui Puig, y la elección del nuevo presidente Joan Laporta el domingo...

"Visto lo ocurrido contra el Sevilla, nada es imposible", apunta Enric, un aficionado de 37 años, mientras otro barcelonista Josep Pérez, señala que "es posible, pero es muy difícil".

"Si aprovechamos nuestras ocasiones delante... marcamos dos goles en el primer tiempo y ya estamos en el partido", advierte Enric.