Catar mantiene su estrategia de eventos deportivos a pesar del covid-19

Pese a la pandemia del covid-19, Catar mantiene un calendario intenso de eventos deportivos que sirven de ensayo para su gran desafío, el Mundial de fútbol de 2022, para el que el rico emirato del Golfo ultima los preparativos.

Numerosos países cancelan o aplazan sus competiciones deportivas por el coronavirus, pero Catar abre sus flamantes estadios nuevos y sus hoteles, que colaboran en las cuarentenas pertinentes antes de eventos de fútbol, golf, tenis, motociclismo, judo o incluso vóley-playa, a veces con espectadores.

El país lleva años apostando por el deporte para mejorar su imagen internacional y estos torneos son esenciales en la estrategia de Catar para diversificar su economía y reducir su dependencia del gas y el petróleo, subraya Simon Chadwick, de la Universidad EM Lyon.

"No es prudente organizar esos eventos en un momento de infecciones crecientes, pero el país ha apostado fuerte por los eventos deportivos", dice a la AFP este especialista de la geopolítica económica del deporte.

Desde que en 2010 obtuvo la sede para el Mundial de fútbol de 2022, Catar ha sido acusado regularmente de maltratar a trabajadores migrantes, corromper a las instancias deportivas para obtener la organización de eventos y de ser un anfitrión inadecuado por el fuerte calor de este país desértico.

- ¿Todos vacunados en el Mundial? -

Doha y la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) aseguran que el Mundial-2022 estará abierto a los espectadores de todo el mundo. Catar reveló la pasada semana que estaba en conversaciones con los fabricantes de vacunas para asegurarse de que todos los aficionados asistentes al gran cónclave del fútbol el próximo año estén vacunados contra el covid-19.

Sin embargo, la estrategia de Catar ha encontrado contratiempos en los últimos meses.

Thomas Müller, una de las estrellas del Bayern de Múnich, dio positivo al covid-19 antes de la final del Mundial de Clubes, el pasado febrero en Doha, mientras que el tenista estadounidense Denis Kudla conoció la noticia de su positivo durante un partido en Catar, clasificatorio para el cuadro principal del Abierto de Australia. Otro caso fue detectado en un torneo de vóley-playa.

Según un responsable catarí, las autoridades trabajan con los organizadores de cada evento para "elegir la mejor opción".

"El modelo del Mundial de Clubes ha sido muy eficaz", aseguró a la AFP, subrayando que la presencia de aficionados no aumentó las tasas de infección.

Para James Dorsey, autor de un blog sobre el fútbol de Oriente Medio, este enfoque "no es una mala estrategia".

"Al menos sabes lo que funciona", dice a la AFP, añadiendo que la vacunación obligatoria para poder asistir al Mundial-2022 "sería lógica".

En el fútbol, grandes países como Brasil, que envían tradicionalmente a miles de hinchas a los Mundiales pero que han tenido problemas para vacunar, podrían verse penalizados si se aplica esa medida, según James Dorsey.

- Infecciones al alza -

"Para el Mundial-2022 se han realizado progresos importantes en materia de vacunación, tanto en Catar como en el plano internacional. Eso puede aumentar las oportunidades para los visitantes internacionales", estimó Andrew Murray, jefe médico del circuito europeo de golf tras una visita en marzo a Doha.

Catar ha vivido una nueva ola de infecciones estas últimas semanas, con casi un millar de nuevos casos diarios y 386 muertes en total. Alrededor de 1,2 millones de dosis de vacunas han sido administradas, según los datos oficiales.

Antes del Mundial-2022 de fútbol, Catar tiene previsto acoger en diciembre un torneo de fútbol que reunirá a varias selecciones nacionales árabes y que se considera un test clave.