Ancelotti, un entrenador tranquilo a la medida del Real Madrid

"Carlo no se enfada nunca", las palabras de Paolo Maldini resumen la personalidad del técnico Carlo Ancelotti, partidario de la gestión tranquila, que tomará las riendas del Real Madrid para reconstruir el equipo tras una temporada en blanco, la primera desde 2015.

Tras un pequeño paso por Everton, "Il Mister" italiano vuelve a sus 61 años a un club que entrenó durante dos años (2013-2015) y que está más a la altura de su palmarés: tres Champions y un campeonato nacional en cada uno de los países donde ha ejercido (Italia, Inglaterra, Francia, Alemania), a excepción de LaLiga.

Una colección de trofeos acumulados gracias a un estilo flemático, que sólo su famosa ceja izquierda levantada ha traicionado en ocasiones.

El método parece haber funcionado algo menos en los últimos años en Nápoles y Everton, dos clubes de estándares algo inferiores a lo que acostumbra el italiano, tras su fracaso -relativo- en el Bayern de Múnich, donde ganó la Bundesliga en 2017.

De manera inesperada, 'Carletto' había sido despedido de Baviera tras una dura derrota 3-0 contra el PSG en la fase de gruos de la Liga de Campeones de 2017 y haberse granjeado la animadversión de hombres como Franck Ribéry, Arjen Robben o Thomas Müller, algo sorprendente en un técnico conocido por su cercanía con los jugadores.

Su calma, su bonhomía y también su gran experiencia le habían valido a Ancelotti el apoyo de los pesos pesados del Real Madrid, entre ellos Cristiano Ronaldo, en su primer paso por el equipo merengue, aunque esto no bastó para salvar su cabeza en 2015 tras una temporada decepcionante del club, al que había llevado en 2014 hacia su décima Champions.

Entre esos recuerdos y sus lazos familiares -su esposa es hispano-canadiense-, Ancelotti tenía todas las bazas para volver un día a la Casa Blanca.

Sobre todo porque su sustituto, el español Rafael Benítez, no convenció y que Zidane, ayudante del italiano durante una temporada, fue un técnico de estilo similar a Ancelotti el que llevó al Real a conquistar un histórico triplete de Champions (2016-2018).

- Pacificador -

De hecho, este experimentado italiano, de pelo tirando a cano y con un marcado punto de humor, aplicó la misma receta ganadora en todos sus anteriores clubes, donde hizo a menudo el papel de pacificador.

En el Real (2013-2015), su diplomacia ayudó a restañar las heridas en un vestuario dividido por su predecesor José Mourinho.

En el París SG, donde firmó en diciembre de 2011, ganó el campeonato francés en 2013 tras fallar en su primer año. El técnico se había afanado en rebajar las tensiones en la plantilla, mostrándose flexible con estrellas como Zlatan Ibrahimovic y paternalista con promesas como Marco Verratti.

En el Chelsea, propiedad del exigente magnate ruso Roman Abramovich, ganó el título liguero en 2010 en su primer año e hizo un doblete inédito con la Cup, antes de ser despedido en 2011.

- De rojo y negro -

No obstante, el club de su vida sigue siendo el AC Milan, donde el niño de Reggiolo, en el norte de Italia, se dio a conocer al mundo del fútbol.

Primero jugador entre 1987 y 1992 y después entrenador entre 2001 y 2009, el técnico pasó 13 años en el club lombardo.

Como jugador, este centrocampista trabajador ganó dos Champions (1989 y 1990) a las órdenes del legendario Arrigo Sacchi.

Como entrenador, reavivó el palmarés de los Rossoneri con una Copa de Italia en 2003, una liga en 2004 y dos Champions, en 2003 y 2007, además de una final de época perdida en 2005 contra el Liverpool.

Antes de Milán, Ancelotti jugó en Parma y después en la Roma y fue internacional en 26 ocasiones. Sus experiencias en el banquillo lo llevaron a la Reggiana (donde debutó, en la Serie B, en 1995), a Parma y a la Juventus, donde no cuajó entre 1999 y 2001.

También fue ayudante de su mentor, el seleccionador italiano Arrigo Sacchi, en el Mundial de 1994, donde acabó subcampeón al perder con Brasil la final.