El gran día del fútbol húngaro en un estadio lleno en tiempos de pandemia

Una marea roja cubrió desde muy pronto Budapest este martes en el gran día del fútbol húngaro, con su selección recibiendo a la campeona continental, Portugal, que se impuso 3-0 en un Puskas Arena lleno, con 68.000 espectadores que desafiaron a la pandemia.

Un mundo paralelo en tiempos del covid-19: el monumental recinto de la capital húngara es el único estadio de la Eurocopa que puede llenar su aforo. Este martes lo hizo. Y era complicado encontrar a alguien con mascarilla.

Desde que todo cambió por la pandemia en marzo de 2020, es la primera vez que un recinto se llena en Europa para un partido de fútbol, confirmó la UEFA.

Con un sol radiante y casi 30 grados, Budapest fue una marea de camisetas rojas.

"En la Eurocopa de 2016 fue una fiesta en las calles y ahora la euforia es incluso mayor. Después del covid, los confinamientos y el alejamiento de la gente, estamos vacunados y creemos que ha sido suficiente", dice Rajmund Javori, que viene a ver el partido desde Pecs, al sur del país.

El punto central de la marea fue la monumental Plaza de los Héroes, con sus estatuas de los fundadores de la nación magiar, donde se ubica la enorme 'Fan Zone' con capacidad para 11.000 personas.

"Para nada tengo miedo al covid. Llevo esperando más de dos años para ir al estadio y crear un gran ambiente dentro. Haremos que las piernas de los jugadores portugueses tiemblen", dice el ultra húngaro Bence, de 24 años.

Actuaciones en vivo, DJ's, pasatiempos con temática Eurocopa y mucha cerveza sirvieron a los hinchas locales para matar las horas hasta el gran momento.

Entre ellos algún grupo de portugueses, aunque la mayoría de los alrededor de 8.000 que viajaron desde muchos puntos se dispersaron por los atractivos turísticos de la ciudad.

Aporreando una mesa como si fuera un piano, Henrique Dornseifer se deja llevar con el 'Bohemian Rhapsody' de Queen. Viene desde Berlín para ver a Portugal.

- 'Debería jugarse la final aquí' -

Junto con su primo Manuel Monteiro y su amigo de infancia Francisco Silva forma un grupo que sigue a la Seleçao en las grandes competiciones desde 2004. "Como Ronaldo", recuerdan haciendo mención al debut de la gran leyenda lusa.

"El ambiente es espectacular. Tengo la vacuna, así que no me da miedo que se llene el estadio. Aunque me parece una desventaja para las otras selecciones", opina Dornseifer, de madre portuguesa y padre alemán, cuya próxima parada será el sábado en Múnich para ver a sus dos "equipos del corazón".

"Lo único que nos falta es un poco de sombra. El resto es increíble. Debería jugarse la final de la Eurocopa aquí, con el estadio lleno. Aunque los aficionados no son los más simpáticos", añade Monteiro, que teme que la cosa se complique a la hora del partido cuando algunos no recuerden ya el número de cervezas.

Según se acercaba la hora del partido, los alrededores del Puskas Arena, a unos tres kilómetros de la Plaza de los Héroes, fueron tomando color.

Desde su inauguración en noviembre de 2019, el recinto destinado a convertirse en el teatro del resurgir del fútbol húngaro no había podido mostrar su esplendor.

- El brazalete amarillo -

La pandemia y el propio fútbol -Hungría logró el pase a la competición in extremis ante Islandia- habían amenazado con arruinar el gran momento: disputar una Eurocopa como local.

Superados los obstáculos, Budapest lo celebra a lo grande, con 68.000 espectadores, unos 50.000 húngaros.

Como medida sanitaria, todo el que entra al estadio debe haber recuperado un brazalete amarillo: los hinchas húngaros deben certificar que están vacunados mientras que a los extranjeros les vale con un test PCR.

"Echaba de menos el ambiente de un gran partido. Algún día hay que volver a la normalidad. Por estadísticas, estoy más preocupado por tener un accidente de bicicleta", señala el portugués Eduardo Lopes, paseando por el centro de la ciudad con su hijo Guilherme.