Rueda-Peseiro, duelo intercontinental en banco de la Copa mirando de reojo al premundial

El veterano que retorna a casa en busca de reivindicación y el portugués trotamundo que se animó a tomar a la Cenicienta de Sudamérica: Reinaldo Rueda y José Peseiro protagonizarán el jueves un duelo táctico pensando en el rumbo de Colombia y Venezuela más allá de la Copa América.

Peseiro tomó las riendas de la Vinotinto en 2020 y Rueda dejó a la selección chilena para un segundo intento con los cafeteros en enero de este año. Ambos son directores técnicos de dos combinados con distintas obligaciones pero la misma ilusión: ser mundialistas en Catar-2022.

- Buena defensa ¿el mejor ataque? -

En el debut en la Copa América-2021, la Colombia de Rueda salió a jugar ante Ecuador con el clásico 4-4-2. Mostró control en defensa y rápida recuperación, pero sin deslumbrar arriba.

Por su parte, la Vinotinto, diezmada por innumerables bajas por covid-19 y lesiones, encaró al todopoderoso Brasil con cinco defensas en el fondo y un solitario atacante.

En el segundo partido de ambos en el Grupo B, que completa Perú, el esquema podría repetirse. Pero más allá de figuras tácticas, la historia del partido pasará por si los cafeteros sueltan de una vez por todas su fuerza ofensiva y arrollan o si la Vinotinto sorprende y José Martínez, que sorprendió en el mediocampo, consigue amargar a Cuadrado y sus hombres.

Para el entrenador colombiano Luis Fernando Suárez, exseleccionador de Ecuador y Honduras, el punto fuerte de Rueda está en mezclar con maestría las pruebas de jugadores con un trabajo psicológico para unir al grupo.

"Reinaldo fue inteligente en meterse en la parte anímica, hablar de la pertenencia al grupo. Ha sido muy eficaz en la parte emocional", comentó Suárez.

Los jugadores de Colombia lo ratifican.

"El profe ha hecho que este grupo retome esa alegría, esa motivación" contó Luis Muriel el martes.

Quizás por eso la exclusión de James Rodríguez por parte de Rueda generó ruido pero no alejó la cabeza de los jugadores de un torneo en el que comenzaron con triunfo 1-0 ante Ecuador.

Una victoria ante Venezuela es prácticamente plantarse en cuartos de final, en una Copa sin invitados que elimina apenas a una selección por gruo en fase inicial. Una facilidad que no debe llevar a descuidos a los colombianos.

"Para Colombia es un partido peligroso por la señal de que Venezuela está débil", por las bajas que sufrre desde el debut y que obligaron a Peseiro a llamar de urgencia a más de una decena de futbolistas, alertó Suárez, actual entrenador del Atlético Bucaramanga de Colombia.

Enfrente, Peseiro también apeló al lado emocional de sus dirigidos y tras la derrota 3-0 ante Brasil.

"Nunca estamos contentos cuando perdemos, pero siento orgullo de estos muchachos", dijo el técnico tras el partido del domingo en Brasilia.

- ¿La nacionalidad importa? -

El portuñol de Peseiro en las conferencias de prensa suena muy familiar en la región. Su presencia es una prueba más de que Sudamérica mira a los banquillos de Portugal hace varios años.

La propia Colombia apostó antes de Rueda a Carlos Queiroz y el actual campeón de la Copa Libertadores, el Palmeiras, se coronó con el portugués Abel Ferreira como su director técnico.

En esta Copa América, Peseiro es el europeo del grupo de 10 entrenadores. Y Rueda es uno de los cuatro que dirigen a la selección de su porpio país, los otros seis son foráneos al mando de la "nacional" de cada país.

"Lo importante no es que el entrenador sea nacional o extranjero, lo importante es que conozca al medio", comentó Suárez, enalteciendo a Rueda al considerar que se contrató "al mejor entrenador de Colombia en este momento".

Una máxima que Venezuela no tuvo en cuenta para contratar a Peseiro.

El portugués, ayudante técnico de Queiroz en el Real Madrid, dirigió a varios equipos en su país y en tierras lejanas como Arabia Saudita y Emiratos Arabes. En pandemia, el seleccionador tuvo tiempo de conocer a jugadores locales, pero pocas oportunidades para dar rodaje a los suyos.

La Copa América puede ser esa oportunidad, si el covid-19 permite que la Vinotinto recupere a los afectados antes de decir adiós en Brasil-2021.