Los cuartos y despejar dudas, retos de Francia ante Suiza

No siempre a la altura de su prestigio en esta Eurocopa, la campeona del mundo Francia afronta un octavo de final asequible, el lunes contra Suiza en Bucarest (19h00 GMT), para disipar dudas y lanzar su conquista, a pesar de las lesiones.

Las veladas rumanas presentan temperaturas más suaves que las noches húngaras, algo que 'a priori' le vendrá bien a unos 'Bleus' con ganas de cambiar de aires tras su estancia en Budapest en la fase de grupos.

Los hombres de Didier Deschamps llegan a la cita revitalizados luego de cinco días de descanso, y probablemente con los colmillos afilados a medida que cada partido cobra una importancia decisiva.

"Ahora lo sabemos, o seguimos o nos volvemos" a casa, confesaba Paul Pogba después del Portugal-Francia del miércoles pasado (2-2).

El centrocampista no ha olvidado que su equipo se soltó las riendas en octavos de final del Mundial de 2018 ante Argentina (4-3), después de una primera fase sin brillo.

Pero, tres años después, Deschamps debe lidiar con el cansancio de sus tropas y con los diferentes problemas físicos.

- Techo de cristal -

La principal preocupación radica en el puesto de lateral zurdo. Lucas Digne sufre una lesión muscular en un muslo que compromete su presencia en lo que resta de torneo. Lucas Hernandez arrastra dolores en una rodilla y es duda para el partido ante la 'Nati'.

Además de Ousmane Dembélé, baja segura, Marcus Thuram, Thomas Lemar, Jules Koundé, y Adrien Rabiot son seguidos de cerca por el cuerpo médico a causa de diversas molestias.

En esas condiciones, haber terminado líder del 'grupo de la muerte' delante de Alemania y Portugal ha supuesto un balón de oxígeno para los galos, que se opondrán el lunes a un rival más asequible, al que conocen bien, y que no les ha derrotado desde hace 29 años.

Pero Suiza también cuenta con argumentos para presentarse sobre la mesa, empezando por su regularidad: se ha clasificado a octavos de los cuatro últimos grandes torneos. Aunque encuentra su techo en cuanto afronta un partido de eliminación directa. Su último cuarto de final se remonta al Mundial de 1954, en casa.

- España o Croacia -

Los helvéticos, liderados por el arquero Yann Sommer, el volante del Liverpool Xherdan Shaqiri y el delantero del Borussia Mönchengladbach Breel Embolo, han gozado de ocho días de descanso desde su último partido, tres más que los franceses.

Pero los aficionados al fútbol esperan ver en acción al tridente de ataque francés. Una asociación entre Antoine Griezmann, Karim Benzema y Kylian Mbappé, que no ha respondido por el momento a lo mucho que se espera de ellos.

En el National Arena de Bucarest, cuya capacidad para el partido será de 26.900 localidades, se espera la presencia de unos 1.400 espectadores franceses.

Muchos aficionados tricolores desistieron de la idea de viajar por el precio y la logística que obliga un viaje a Rumanía, y tampoco será sencillo en caso de cuartos de final en San Petersburgo, contra España o Croacia.

Pero eso es echar las cuentas de la lechera antes de medirse con Suiza.