David Ospina, por fin, vence en los penales

A la par de los goles de Falcao o las asistencias de James, los reflejos de David Ospina. Estandarte de Colombia, el capitán sólo tenía una deuda con su camiseta: agigantarse en los penales. Lo hizo ante Uruguay y la Tricolor ahora peleará las semifinales de la Copa América-2021.

Lo de Ospina, por estadística, no son los tiros desde el punto blanco. De 16 remates desde los 12 pasos ejecutados en definiciones de esa instancia en las últimas tres Copa América (2015, 2016 y 2019), el portero colombiano apenas atajó uno.

Pero la noche de este sábado, en el estadio Mané Garrincha de Brasilia, sin Falcao y James en esta Copa, se desquitó para llevar a los cafeteros a una lucha mano a mano contra el ganador del duelo entre Argentina y Ecuador, que chocan en Goiania, por un cupo a la final en el Maracaná, el 10 de julio.

El portero del Nápoles de Italia, de 32 años, atajó los remates de los defensores José María Giménez y Matías Viña, subiendo su promedio atajador de 6,25% a 15% en las definiciones de penales en las últimas cuatro ediciones del torneo sudamericano.

- A la altura de las leyendas -

La habilidad de Ospina en esos mano a mano eran su único 'handicap' frente a Óscar Córdoba, Miguel Calero, Faryd Mondragón o René Higuita, porteros que, en buena parte, formaron su leyenda por sus actuaciones en los penales.

La exhibición de Higuita con Atlético Nacional en la final de la Libertadores-1989 y de Córdoba con Boca Juniors de Argentina en las de 2000 y 2001 son apenas dos ejemplos de los dotes cafeteros en los penalties, esquivos hasta ahora para Ospina.

La última vez que el actual capitán detuvo un disparo en una definición de su selección desde el punto blanco fue en la Copa América de Estados Unidos-2016. Se tiró a su izquierda y con las piernas rechazó el remate del peruano Miguel Trauco.

Christian Cueva, después, estrelló su fusilazo con el travesaño y Colombia pasó a semifinales.

Antes, en la Copa América de Chile-2015, contra la Argentina de Lionel Messi, Lucas Biglia y Marcos Rojo mandaron sus remates fuera del pórtico y alcanzaron a ilusionar a una Colombia que terminó por caer con el que, a la postre, fue el subcampeón del torneo.

Y en el último antecedente, en Brasil-2019, los cinco rematadores chilenos vulneraron el arco colombiano sin que el '1' lograra detener alguna pelota.

Tanto en Chile como en Brasil los cafeteros regresaron a casa en cuartos de final.

- Noche mágica -

La actuación estelar del colombiano, que en el minuto 50 tuvo una notable atajada en un remate de Nahitan Nández, tuvo un premio adicional.

Ospina se convirtió la noche de este sábado en el jugador que más veces ha vestido la camiseta tricolor, por encima del que muchos consideran el mejor jugador colombiano de todos los tiempos: Carlos Alberto Valderrama, "El Pibe".

El '10' de los rizos de oro defendió a su país en 111 ocasiones, incluidos los mundiales de Italia-1990, Estados Unidos-1994 y Francia-1998.

Titular en Brasil-2014 y Rusia-2018, el portero sumó 112 en Brasilia luego de estrenarse 7 de febrero de 2007 justamente ante Uruguay, el mismo día en que debutó Luis Suárez con la Celeste.

"Vestir la camiseta de mi país la misma cantidad de partidos que un ídolo y referente (...) me llena de orgullo y satisfacción", señaló Ospina en respuesta a un mensaje de felicitación de Valderrama cuando igualó su registro, en el juego de fases de grupo que Colombia perdió 2-1 con Brasil el 23 de junio en Rio de Janeiro.

Fue un intercambio entre leyendas.