Morata, un 'juventino' que conoce bien a los eternos Chiellini y Bonucci

Muy criticado por su falta de puntería al comienzo de la Eurocopa, el jugador de la Juventus Álvaro Morata llega en forma a semifinales, el martes entre España e Italia (19h00 GMT), que contará con su eterna zaga de centrales, Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci, compañeros del delantero centro en Turín.

Tras haber roto su maldición con el gol que abrió el camino de la victoria en la prórroga contra Croacia en octavos de final (5-3 en la prórroga), Morata llega a un terreno conocido en Londres.

Antiguo jugador del Chelsea (2017-2019), intentará explotar su conocimiento de la pareja de centrales Chiellini-Bonucci para prolongar su buena dinámica y meter a España en su primera final desde 2012.

El martes, el jugador formado en el Real Madrid y cedido por el Atlético a la Juventus tiene otra maldición que romper: contra Bonucci y Chiellini, los dos eternos pilares de la Juve y de la Nazionale, Morata no ha marcado nunca, ya sea con la casaca de España en la Eurocopa de 2016 o con el Real Madrid o el Atlético en Champions.

"Cuando estamos uno al lado del otro, como nos conocemos bien, todo es más natural. Juntos también compartimos el liderazgo", explicó Bonucci este lunes en rueda de prensa.

"Álvaro es antes que todo un amigo en Turín, a menudo estamos juntos, me afectó mucho lo que sufrió (amenazas e insultos). Es un atacante total, sabe filtrarse, profundizar, proteger la bola... es uno de los mejores delanteros del mundo. Afortunadamente, durante la temporada lo tengo en mi equipo. Mañana (martes) por la noche todos tendremos que prestar mucha atención", avisó el defensor.

- Montaña rusa -

La historia entre Morata y la Juve se remonta a 2014, cuando salió por primera vez hacia Italia. Nacido y formado en Madrid, Morata encontró en Turín una ciudad de adopción que adora.

A finales de abril afirmaba que "me quedaría aquí de por vida, pero el fútbol es un negocio y a veces los futbolistas no tienen la posibilidad de elegir".

Su apego a la ciudad hace de él un compañero modelo en el vestuario y su compromiso sin tacha ha convencido a la Juve de prorrogar su cesión por un año (pertenece al Atlético de Madrid), antes de un eventual fichaje definitivo en 2022.

"Es uno de los jugadores que más me ayudó a integrarme cuando llegué a la Juve", subrayó el internacional italiano Federico Chiesa el domingo en la página de la UEFA.

Pero, como los de la Roja, los aficionados bianconeri, que se volvieron a encontrar con él en octubre tras cuatro años de separación, mantienen una relación ambigua con el delantero español, cuya trayectoria en Italia como en España ha sido una montaña rusa.

Apodado "alVAR Morata" por los numerosos goles marcados en fuera de juego que hace, su estrella en la Juventus la pasada temporada fue poco a poco apagándose cuando Cristiano Ronaldo volvió a jugar tras superar el covid-19.

- Sequía en las grandes citas -

Con 20 goles en partidos oficiales (frente a 15 en 2014-15 y 12 en 2015-16) y 10 asistencias, Morata sale de su mejor temporada en Italia... pero en muchas ocasiones se le ha reprochado su escaso rendimiento en las grandes ocasiones.

Así falló una ocasión importante en la vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones lo que supuso la eliminación frente al Oporto, y no marcó en los duelos decisivos del campeonato italiano contra Inter, Milan, Atalanta o Nápoles.

Básicamente, los mismos reproches que en España: tras fallar un gran número de ocasiones contra Suecia y Polonia, y tras haber fallado un penal contra Eslovaquia en la fase de grupos, Morata ha ido rompiedo poco a poco su maldición haciéndose presente en los partidos decisivos... y ha acallado las críticas pasando de villano a héroe.

Suficiente, tal vez, para dejar atrás sarcasmos e, incluso, amenazas de las que fue objeto. Y justificar la fe ciega de su seleccionador Luis Enrique, que ve en él un jugador "que hace muchas cosas bien en ataque y en defensa".

Para el exinternacional italiano Demetrio Albertini, Morata es el "peligro N.1" el martes. "Fallará cosas, pero tiene la experiencia, la clase y está acostumbrado a ganar", aseguró a la Gazzetta dello Sport.

Entre España e Italia, la historia de sus enfrentamientos prueba que no hay amigos en el campo con lo que la pareja Chiellini-Bonucci parará a Morata o será el español quien supere el muro italiano.