Vélez pega primero ante el Barcelona de Guayaquil en octavos de Libertadores

Vélez Sarsfield derrotó al Barcelona de Guayaquil por 1-0 este martes en discreto partido de ida de octavos de final de la Copa Libertadores jugado en el estadio José Amalfitani, en Buenos Aires.

Juan Martín Lucero a los seis minutos, de cabeza, anotó el gol de la victoria de Vélez, ganador de la Copa Libertadores en 1994.

La revancha se jugará el miércoles próximo en el estadio Monumental de Guayaquil, y el ganador de esta serie se enfrentará en cuartos de final con el vencedor de la que juegan Cerro Porteño y Fluminense.

No tardó nada el local en sacar ventaja, ya que en su primera llegada franca abrió la cuenta, con un muy buen centro de Guidara desde la derecha que Lucero cabeceó en el primer palo para cambiarle el rumbo y batir al portero Javier Burrai.

Durante un buen rato el partido estuvo a merced de Vélez, que se mostraba más incisivo, con capacidad para presionar alto o en el medio con una activa participación del movedizo Ricardo Centurión, además de encontrar espacios por el carril derecho con las subidas de Guidara.

Desordenado, Barcelona se mostró sin brújula en ataque, falto de ideas para saber qué hacer cuando tenía la pelota en su poder, y naufragaba con facilidad cada vez que se aproximaba al área velezana, a tal punto que su único remate al arco en todo el primer tiempo fue un disparo frontal de Molina desde larga distancia que el arquero Hoyos controló sin mayores problemas.

Un zurdazo de Janson que salió apenas alto y un centro cerrado que León despejó con lo justo al lado del palo izquierdo fueron las últimas oportunidades para el local, porque después de los 20 minutos el duelo se hizo más cortado y friccionado, y el desarrollo decayó ostensiblemente, de un juego dinámico a otro de menor nivel, ordinario y discreto.

El entrenador Fabián Bustos mandó a Barcelona a jugar más adelante en el comienzo de la segunda mitad, mientras que Vélez se mostraba más replegado, pero todo dentro de un juego cargado de imprecisiones.

Brizuela estuvo cerca de anotar tras una combinación con Bouzat, pero su remate salió a milímetros del vertical derecho, en una demostración de que Vélez podía ser más incisivo cuando se lo propusiera, en tanto que el conjunto ecuatoriano empezaba a generar inquietud con tiros libres.

- Dominio estéril -

Con un juego lento pero más asociado, Barcelona pasó a dominar el partido ante un Vélez falto de reacción y cada vez más encerrado en su campo, y aun cuando tenía por delante un terreno amplio para explotar de contraataque, tampoco podía tener la pelota como lo había hecho en el primer tramo del cotejo.

Así, la visita empezó a merodear el empate, que casi llega con un zurdazo de Damián Díaz desde la medialuna que rozó el larguero.

Sin embargo, con más trajín que claridad, en el último tramo Vélez salió del asedio y le cerró la puerta a los intentos del equipo ecuatoriano, que no generó riesgo más allá del zurdazo de Díaz, y evidenció falta de inventiva y creación cuando tuvo la pelota a su cargo.

Vélez marcó distancia con el tempranero gol de Lucero, y aun cuando estuvo lejos de brillar, fue suficiente para quedarse con los tres puntos en el primer episodio de la serie, que ahora se mudará a Guayaquil, donde Barcelona deberá mejorar bastante para ser otra vez el equipo que sorprendió a los gigantes Boca y Santos en la etapa de grupos.